junio 28, 2013

Sólo para miembros del club de fans Sexto Sentido

Hay un grupo de cultores de la moral Sexto Sentido, que creemos que esa película partió la historia del cine en dos. Esta Safe Haven conserva los mismos mecanismos y su moral del más allá, VEO-GENTE-MUERTA es la misma a la protagonizada por Bruce Willis.

Para muchos, nuestras vidas no volvieron a ser las mismas después de aquello. 

Bueno, ahora vuelve otra película de estas sin pinta de nada. Una fábula que te pondrá a flipar todo el mes. Sí, pero en efecto, luego te agarra a cachetadas también, te despierta y te pone los pies en el cielo.


junio 23, 2013

The Call, una tonta película para odiar a la protagonista y perdonarla después

Siempre me ha intrigado la capacidad de Hollywood, bueno lo que se entienda por Hollywood (porque aquí nos hemos tragado ese gran sapo, cuando Hollywood en realidad no existe desde los años 40) para caracterizar personajes en dos planos o en una sola escena de 5 minutos.

 Hay un esquema, claro. Manuales de estilo que se pasan de generación en degeneración.

 Yo, ya quiero que vendan esos manuales en el EXito. 

Mucho espontáneo, realizador de medio pelo debería comprarlo. Mucho pato que se mete a hacer video y ni siquiera en un saga familiar de 300 capítulos son capaces de venderte un personaje bien construido. 

The Call exhibe este tipo de destrezas. Una película donde también te llevan en la montaña rusa de odiar a la protagonista y de perdonarla después.

junio 20, 2013

Música que me interpreta

En este blog siempre he dicho que hay unas canciones que resultan siendo más cine que incluso muchas de las mejores películas de la historia. Así de fuerte entra la buena música a esta edad. 

Pues bien, la siguiente intérprete es cine a mil canciones por minuto, es todo el mejor cine del mundo en una sola canción y aquí nos canta varias: 

junio 19, 2013

Sugar Man, en busca del hombre de azúcar

Hay un mensaje político encantador en este documental. Tal vez por eso los gringos lo adoraron tanto y le dieron un Oscar.

 El mensaje es que vos en Estados Unidos podés ser de clase obrera y ser feliz. Vos en Estados Unidos podés tener una vida digna sin ambicionar demasiado. 

Y ya siento los tomates podridos cayendo sobre la pantalla de este post. 

Pero sí. Es real. Sixto Rodriguez, un cantante anónimo, le pagó a la vida todos los precios que le pidió, hasta purificarse.

Entendió que la vida es mucho más que vanidades y sobrevivió para salvar este mensaje que tanto se le olvida a los habitantes de América. 

(Bueno, la América anglo, pues en la América hispana no te puedes poner a hacer esas gracias. En la América hispana pertenecer a la clase obrera es mucho menos que ser un miserable, donde aparte de aguantar hambre y condenarte al ostracismo social, te desarrollás como un auténtico indio patirrajado un animal de monte que llaman) .

Del resto la película no es que sea la gran obra avasalladora. 

Es entre otras cosas bastante efectista, digamos. Unos cuantos grandes planos descresta-esnobs aquí y allá, tres o cuatro frases para resaltar y una banda sonora que te vuela la cabeza, eso sí.

Un logro del video, de todas formas, en esta época de hegemonía en HD, donde hay tanta gente grabando tantas cosas que dan la ilusión de ser cine inteligente, ultra racional, pero sin sangre, sin alma.


junio 16, 2013

Siguen maniobras en ese mar del cortometraje PESADOS ESCOMBROS

El siguiente es una especie de making-of de lo que fue la sesión de Pesados Escombros. Es lo más cercano, lo más editado del tras escena en los días aquellos. 

El corto aun no termina. Se está planeando un segundo corte y se andan grabando más planos faltantes. Existe todavía la sensación de lo inacabado.

De nosotros no creo que ninguno quede con energías ya para hacerle detrás de cámaras a un corto de 5 minutos. Así que valga la pena registrar este video que hicieron unas amigas en el marco de una reseña a web a varios grupos creativos de Medellín. 

Interesante siempre echarle una mirada más de frente a esas gentes que uno sabe que vienen trabajando como en la puerta de enseguida y que se ha estado oyendo hablar de sus nombres pero de los que en realidad, por lo menos yo,  no me he detenido a ponerles atención.




junio 15, 2013

Víctor Bustamante y los mejores primeros 60 segundos en la historia del video antioqueño

Víctor Bustamante es un bloggero que como escritor ha sido atacado varias veces en su espacio de Neo-nadaismo. 

Uno de esos ataques tiene que ver con el hecho de ser un ¨provinciano¨.

 Y ´´provinciano´´o no, la verdad es que Bustamante a veces exhibe ciertos actos de barbarie sobre todo cuando hace las veces de videasta. 

Víctor, semana tras semana, arranca a grabar con su cámara de video sin respetar la más mínima sintaxis ni gramática visuales.

Pero cómo es la vida, el fundador del NEO-Neonadaismo ha logrado filmar una de las grandes piezas maestras del video antioqueño:

 O sea... mostrar en primicia el sueño de todo buen contador de historias, ese sueño que todos albergamos aquí y que ninguno había logrado desde Víctor Gaviria, en resumidas cuentas, lograr que un largometraje tuyo sea pirateado en las calles y consumido por la gente del común, no por los intelectuales, ni por el mundillo, sino por la colegiala, el hincha de fútbol, la tía, el tío. Mejor dicho, por todos los analfabetas cinematográficos en Colombia, que no son pocos, son mayoría.

Víctor lo logró. Grabó al director de Los Colores de la Montaña comprando su propia película en un agáchese de la Playa con el Palo, una película que se vende aun hoy por las calles de Medellín como arepas de queso con lecherita.

Víctor en este video a continuación tiene los mejores primeros 60 segundos en la historia del video local. Nadie aparte de Víctor Bustamante ha logrado iluminar tanto sobre una verdad profunda y es doblemente válido, pues como dijimos antes fue grabado desde la falta de maneras absolutas en el campo de lo visual.


Turistas, otro vacío marca Cinépata

´´Los amigos son para los buenos tiempos´´. 
KARLA personaje ´Turistas´ 

Un turista es una figura al interior de la sociedad que proyecta cierta idea de estabilidad. Tanto que en los últimos años se ha vuelto blanco de desprecio y sarcasmos por parte de las alas más bravas de la intelectualidad. 

Sin embargo, nadie sabe lo que se esconde detrás de esas personas pudientes que van en pequeños y grandes núcleos familiares con ciertos grados de capacidad adquisitiva. 

Un turista es el símbolo más representativo de la clase media occidental. 

Pero nadie sabe qué tan rotos están los turistas, tan solos y vulnerables. Tan dependientes. 

Karla es una de esas turistas desoladas, cuya vida emocional cuelga de un hilo. No es una mochilera pero debe amparar un mochilero más perdido que el hijo de Limber. No es una ecologista, pero le toca albergar la fragilidad de un artista venido a guardabosques. 

Igual, de vuelta a Santiago le corresponde recoger los pedazos de su novio oficial desperdigados por la carretera y acaso reconstruirlas, no importa que ella se sienta más vacía que ellos.

Otro producto de distribución marca CINÉPATA.



Turistas from Cinépata on Vimeo.

Llorando bajo el agua, un laboratorio de lo poético

Hay cortos que como películas te parecen muy buenos videos y viceversa. 

Hay cine que parece muy buena tele igual. 

Pero difícilmente la magia del arte resplandece con todo el poder y la fuerza de lo eterno con mayúsculas.

Llorando bajo el agua es noticioso, espiritual, moderno, sagrado, un laboratorio de lo poético. 

 
Crying Underwater from Cinépata on Vimeo.

junio 14, 2013

Sofía y el Terco, una segunda invasión de las poses

Hace pocos días me encontré a Oscar Mario Estrada. Realizador. Siempre que bajo a Medellín me encuentro a gente así. Artistas rotos, destinos truncados. El centro de Medellín es eso. Un lugar lleno de pobres corazones. ¿Y qué ciudad no lo es? 

Hablamos, nos bebimos una cerveza. Oscar Mario es quizás una de nuestras promesas más incumplidas. Pero soy feliz, me dijo. Hablamos de cine, claro. De las películas On The Air. Sofía y el Terco fue una de ellas, por supuesto. Le parecía muy bien hecha, pero que no le había llegado. 

Antes había hablado con otra amiga de esa película. Una amiga que siempre me ha parecido de mentalidad inferior, aunque la quiero y ha llegado mucho más lejos que yo y ha leído más libros y ha visto más cine y ha recibido más educación y se ha ganado como 4 premios nacionales de danza, tema en el que se gana la vida y le va muy bien. 

Ella siendo muy exigente, me dijo que le había gustado Sofía y el Terco, que le había parecido ´tierna, bonita y sensible´, el cine que precisamente ella adoraba.

Mmmmhh, mal síntoma. Muy mal síntoma. Lo que me temía. 

Todo parecía indicar que la película de Burgos era como él, alguien a quien yo considero un tipo de mentalidad inferior también, pero alguien a quien le supieron comprar un disfraz de ingenio desde muy chico y que se lo han venido cuidando y renovando de tanto en tanto, una obra arquitectónica de ésas que tanto nos seducen a los antioqueños.

De alguna manera, por la misma razón mi amiga danzarina también me ha parecido de mentalidad inferior por eso, a la manera de la película en discusión, porque es una mujer muy hechiza, a la manera que nos moldean en los colegios jesuitas, un producto de la cultura de salón. Mi amiga es una civilizada de jaula, una mujer que en últimas le ha faltado calle. 

Un signo que también, a mi modo de ver, comparte con Burgos. Dos artistas de salón de té. Dos artistas que nunca salieron de sus unidades residenciales espirituales.

Bueno, Sofía y el Terco, ahora que la he visto, me ha confirmado la corazonada. 

Una película sin calle, sin alma. Impostada, como todo lo de Burgos, aunque la verdad sea dicha, una película necesaria para lo que necesitamos ver en Colombia y eso sí una película muy bien hecha.

Yo le haría a Sofía y el Terco la misma crítica que le hizo el Village Voice a Shakira, cuando lanzó Laundry Service en inglés y cuando empezaba a dar sus primeras entrevistas en un idioma diferente al suyo (debemos entender igual que la gran frustración, por ejemplo, de Andy Warhol siempre fue no poder ser idiomático, no poder acceder naturalmente al slang callejero. Situación que lo arrojó de rodillas a los pies de Baskiat, un pintor que técnica nunca tuvo, pero que como artista le sobró CALLE a borbotones).

El Voice diría sobre Shakira, palabras más, palabras menos: ´No conocemos la obra de Shakira y no queremos imaginárnosla en el futuro. Pero si sus siguientes piezas van a tener el mismo vacío de jerga y modismos que manifiesta tanto en sus entrevistas como en su Laundry Service, olvídalo. Podremos anunciar con tranquilidad que este puede ser el verdadero nacimiento de la comida chatarra latinoamericana y que debemos prepararnos para una segunda invasión de mentalidades inferiores´. 

Luego, no le he escuchado a nadie más hablar sobre Sofía y el Terco. Es entendible en este país psicópata. A veces la bondad, la nobleza, no pueden venir de alguien que diga: ´Mira, qué bueno soy, qué bonitas cosas digo´y entendiendo un poco al realizador Oscar Mario Estrada, Sofía y el Terco no llega, no es auténtica, repleta de artificios con las costura afuera, es una película disfrazada y posuda como su director.

Y nadie mejor que un duro del cine como Herzog, para reforzar mi teoría de la calle:





junio 11, 2013

QUÉ VIVA LA MÚSICA, más allá del pandillerismo académico

Cómo será de fácil hacer cine hoy en día (bueno, fácil desde el punto de vista de la tecnología), que hasta Dynamo Producciones se está dando el lujo de sacar dos largos al mismo tiempo.  EN COLOMBIA!!!!

Y ya veo a los místicos del arte de mucho pelo parao´, rasgándose las vestiduras.

 Pero sí. La cosa hoy en día es como motilando calvos, haciendo salchichas, metiendo 20 buñuelos al mismo tiempo en la fritadora, especialmente para Roro, el único productor importante que tenemos en Colombia. 

Para la muestra, un botón. Mejor dicho, muchos botones. Ellos son en su desorden: María Llena Eres de Gracia, Roa, Satanás, Perro Como Perro y un largo etcétera de hits. No estamos hablando pues de nuestros eternos one-hit-wonder directores. Estamos hablando del a lot of hits producer.

Estamos hablando de alguien con músculo financiero y músculo empresarial. Alguien que le cogió el tirito al negocio del cine y lo pone a sonar con la campanita de máquina registradora, varias veces al año. 

Roro, Rodrigo Guerrero, de alguna manera es el Víctor Gaviria del siglo 21 en el sentido de que termina eclipsando los fondos audiovisuales, por no decir arriesgadamente que acaparando. 

En los 90, si Víctor se presentaba en alguna categoría de cine, los demás competidores sabían que tenían muy pocas esperanzas ante el mostro. Y efectivamente tenían razón, pues Víctor siempre era el gran ganador y los premios en ese entonces eran nimios para muchos.

Hoy, cuando hay mucha más plata y cuando te dicen en Proimágenes que los lineamientos de las convocatorias las hacen las mismas asociaciones de cineastas, vos como realizador madurado biche no dejás de mirar con cierto recelo el nombre de Dynamo Producciones o de Roro o de Andy Baiz que son 3 personas distintas y un solo dios verdadero. Es un recelo infundado, lo sé. 

Sin embargo, hacia alguien tiene que ir dirigidas todas las miradas, pues hoy todos los caminos llevan a Dynamo. 

Esta vez con el rodaje de Qué Viva La Música no se puede rebajar tampoco el feliz acontecimiento a la categoría de coincidencia. Ya sabemos que Cali venía necesitando una reingeniería como ciudad, como destino turístico y como epicentro cultural y quien mejor que alguien demasiado cercano al poder de la ciudad, como Roro. 

Luis Ospina y su festival siempre lucieron solos. Un Caliwood que en los últimos 20 años nunca parecía estar amarrado a nada. Nos quedamos asociando la figura de Andrés Caicedo a una intelectualidad casposa y medio mamerta de la Universidad del Valle y a una parranda de hippies sesentones en el barrio San Antonio, pegados de las últimas 18 gotas en una botella de aguardiente blanco del Valle.

Con Dynamo Producciones la cosa ahora suena más a Hollywood, a Sundance, a gran evento de ciudad y no de provincia familiar, de pandillerismo académico. 

Por eso habrá que celebrar a Qué Viva La Música. Porque Cali lo estaba necesitando, porque Cali se lo merece. Cali fue la primera gran ciudad pop de Colombia y puede volver a hacerlo.  Cali nunca quiso ser culta, porque es más como un Miami con sus pros y sus contras. Sin embargo Cali fue reconocida más como una especie de Atenas por mucho tiempo, mucho más que Bogotá incluso. En Estados Unidos por ejemplo el imaginario todavía se conserva. Cali es sinónimo de entretenimiento cultural para extranjeros, cuando Medellín le ha cogido 20 o 30 años de autobombo comercial. 

Por eso, puede ser que la novela de Caicedo llevada al cine resulte un descache y puede ser que Carlos Moreno termine haciendo con la Mona lo que hizo con Pablo Escobar, o sea: un chiste, un meme de Facebook. 

Por eso puede ser que uno ya no le copie a películas tan grandilocuentes, tan llenas de personal. Puede ser que el cine ya no esté en el cine sino en el video, en algo más El Vuelco del Cangrejo, más Sofía y el Terco, proyectos chiquitos en historias grandiosas. Puede ser. 

Pero así y todo, estaremos celebrando que Rodrigo Guerrero haya cogido el sartén del negocio familiar, por el mango. Cali lo estaba necesitando.