noviembre 07, 2011

Una vida mejor

Uno de los ejercicios más divertidos del cine, es cuando te pones a jugar con encontrarle subtemas al tema central de la película que estás viendo.

Me acuerdo que Tarantino, actor, se burla mucho de eso en una escena de los 80's. Por ejemplo, decir que Nacido el 4 de Julio no es una película sobre la "pérdida de la inocencia" sino de un muchacho que va a Vietnam con la esperanza recóndita de que "se lo follen" y termina siendo baleado.

Que Hapinness no es tanto una película sobre una mujer víctima del machismo americano ni sobre la pedofilia, sino del extraño caso del complejo de Electra en un niño de 10 años.

Igual, el juego me hace acordar de los días en que tb nos burlábamos de los fanáticos musicales poniendo a rodar la bola de extraños generos venidos de las extranjas: que el "psycho wave depresivo" que metal antropológico retro revival de los Países Bajos. Las combinaciones eran infinitas y nos las creían todas.

Muchos New Waves de la época estaban dispuestos a pagar grandes sumas de dineros por casettes y discos que supuestamente dormitaban en algún lúgar de nuestras habitaciones.

Hoy veinte años después, las cosas no han cambiado mucho. Sigo con la manía de encontrar mundos entrelíneas. Me puse a ver A better life casi sin esperanzas de que fuera a ser buena. Había sido un día de fiesta largo, en el que hice varios intentos de terminar varias películas. Ninguna de ellas lograba atraparme. Entonces me dije: voy a bregar con ésta. Una oportunidad de 15 minutos. Si es igual de mala, me rindo. Me pongo a escuchar música, el cine ya no es para mí.

Pero funcionó. Si Forrest Gump es una hamburguesa y Cinema Paradiso es una fucking montaña de raviolis con queso parmesano, A Better Life es un delicioso plato de papel, repleto de tacos mexicanos al pastor con mucho ají picante encima y una refrescante botella de Jarritos acompañándonos en medio de la mesa.

La película me hizo acordar de un amigo que decía que, incluso, en USA se comían mejores enchiladas que en el propio DF, porque los mejores cocineros habían viajado hacia el norte, pero también, la película te hace acordar de algún amigo que se cruzó la frontera o de otro que fue deportado. Y aquí viene que, tal vez, no es una fábula sobre el tema de la inmigración, aunque lo toca.

Uno sale del remezón-a-24-cuadros-por-segundo con varias dudas.

Es a Better Life una historia sobre la experiencia latina?

No.

Tal vez lo sea sobre el regreso a casa o sobre el hogar mismo o sobre la relación entre un padre y un hijo o sobre lo que significa vivir en un país tan digno como América, para cualquier ser humano. Puede ser (para mí es la historia de un hijo escribiéndole una carta a su papá).

Pero definitivamente no es sobre los latinos, ni quiere explicar un momento histórico ni dejar consignado en un documento por qué México es lo que es, hoy en día.

Tampoco quiere indagar en un país, porque tal vez A Better Life es más gringa que el payasito de McDonalds.

Es Realismo Social puro y duro al mejor estilo del realismo social norteamericano de los 70s.

Es una película sobre la clase obrera honesta de un país, que sueña cada día con tener una mejor vida en Estados Unidos, mientras en sus países latinoamericanos, de origen, se masacran unos a otros como bestias (N. del B.)

Una película en todo caso, que no te impone temas. Porque, que  el jornalero sea pobre, tanto en México como en USA, no quiere decir que su realidad tenga que pasar por la lógica del narcotráfico o de la delincuencia, o de los grupos armados o de los secuestros. Nada de eso.

El héroe aquí representa a millones de héroes de la clase obrera que no tienen nada que ver con esas realidades tan grossas y que, por lo efectistas, son pasto de cultivo para los cineastas facilistas del tercer mundo.

A veces me da por pensar que cuando un cineasta tiene que poner a sus historias en el tamiz de las realidades sociales más extremas, es porque quiere esconder un gran falencia de talento y de pobreza en el oficio.

En todo caso, para mí, A Better Life queda consignada como un clásico. Una  que debería llevar, en el futuro, el sello ese de Sony Pictures Classics con un background azul cielo.

Como las mujeres cuando lloran después de hacer el amor para agradecer a ciertas parejas, yo lloré en esta película para homenajear a su director. Salí profundamente amado por una historia.

El cine todavía es para mí.

noviembre 06, 2011

El Piso, España está en crísis.

Esta es la serie catalana que está pegando cada vez más en Youtube.

Bien lo dijo David Byrne en los 80's, palabras más, palabras menos: La televisión del futuro va a ser realizada por los mismos usuarios que la consuman, de mal gusto, de dudosa factura y para nichos de públicos específicos.

He aquí su profecía hecha realidad (que no es tan profecía, pues los cineastas de Hollywood ya hablaban del cine 'hecho en casa' desde 1925).

En este capítulo traté da hallar, por ejemplo, un solo caso del recurso de corte/invisible en la edición y... y ... y...

Si uno mide por la calidad de sus audiovisuales, la situación socioeconómica de un país, España está en crísis.

noviembre 03, 2011

La Cerca

Redonda, bien filmada, con atmósfera, intelectual e idiosincrática, casi al borde del panfleto.

Luce como si su director hubiera preparado muy bien su clase de historia.

El país se alista para tener otro muy buen docente haciendo cine.

Bueno, al menos no es otro buen cineasta dictando cátedra. O si?

También. 

Confieso que no leo

Antes de que se pusieran de moda las renuncias públicas en Colombia (como forma de buscar efectos mediáticos), Fuguet ya había hecho de la renuncia un arte, de lo digital, de lo confesional. 


Tal vez no fue el primero. 


Pero sí el último de los naturales, de los auténticos, acaso el menos artificial de los posers


Y así lo registraba yo:   


Es extraño que tu último escritor favorito se despida. Y digo escritor de literatura, porque al final uno sí sigue leyendo, pero en pantalla, lo cual equivale a leer cosas que no tienen nada que ver con leer un libro y mucho menos con averiguar autorías.

Se le agradece a Fuguet que se despida.

Que no deje el blog tirado sin cerrar el círculo para todos los que lo leíamos.

Es difícil encontrar libros de Fuguet en Colombia.

Tal vez por eso creo que es el fin.

Se acaba la etapa bloggera de un escritor que había salvado mi cercanía a los libros.

Su artículo, a continuación, tal vez interprete mucho esa desidia mía desde hace años por la literatura.

Tal vez Fuguet entendió que lo que él hacía en palabra escrita era tan bueno que merecía ser cobrado y prefiere dejar así: sin dar su prosa gratis en internet.

Que la compre en las librerías el que quiera leerlo.

Hay pocos que se pueden dar el lujo de decir esto y hay muchos que por el contrario  engañan al personal  y se engañan a sí mismos vendiendo sus novelas, que en la librería, hasta baratas son una estafa.

He aquí el último post de Fuguet:

¿El fin de los blogs? El fin, al menos, de éste…
Por Alberto en Nov.01, 2011,

Hace unos meses escribí esto para Qué Pasa. Al final  nunca se publicó x tema de espacio., lo posteó aca para cerrar este blog. Quizás es cierto que ahora los bloggers son twitters o es más fácil usar otras maneras para comunicarse o conectarse. Creo que fue bueno mientras duró. Ahora que pasó la excitación de la revolución y comienza quizás una nueva, son las páginas/portales las que se están quedando y los bloggers se están pasando a twitter. Creo. No soy un experto. Tuve mis blogs. Ahora deseo leerlos. Y comunicarme via mis libros, artículos, en la radio hasta enero, filmando películas. La poca energía digital que me queda se traslada a www.cinepata.com : ahí está mi futuro, ahí está el futuro de lo que quiero hacer.
Eso
Cierro el blog aunque quizás siga en el cyberespacio por un tiempo.
AF
1-nov-2011
Requiem por los blogs
Mientras todos hablan de Google+ o de la tremenda importancia que tiene Tumblr, mientras un amigo me dice que lo único que le interesa es transmitir mensajes y emociones a través de las fotos que toma en su iPhone y que comparte via www.instragram sus fotos procesadas (“la peor foto te queda cool y para qué escribir si puedo transmitir lo que siento en imágenes”), pienso en qué pasó con los blogs.
¿A dónde se fueron?
¿Qué pasó?
Toda esa energía, esas palabras, esa poesía digital, esas confesiones de tres-de-la-mañana, a donde se fue.
Por qué la palabra bloggero suena tan pasada de moda como un lambada.
Increíble: uno de los grandes inventos del siglo 21 duro media década.
Yo una vez sostuve, y lo puse por escrito, que el escritor suicida colombiano Andrés Caicedo era el primer blogger pues, a mediados de los 70s, escribía sus pensamientos y sensaciones emos y los enviaba a desconocidos por toda América para sentirse menos solo y compartirlos.
Hoy la gente twitea cosas como “Sólo otra vez”
“Q buen delivery de sushi hay en Nuñoa!”
“Grande, Alexis”,
“Buen asado con Natalia: ahora siesta”
y  el clásico “Odio los fomingos”.
No quiero atacar twitter.
No voy a atacar twitter.
Entre otras cosas porque, al parecer, ganó.
Y es cierto que sirve para publicitar desde un evento a que te quebraste una muela a que odiaste tal película o que estás gozando viendo a los Denver.
Leo a Axel Christensen y algo me queda más claro:
Para cada red, un contenido. Si Twitter es para hacerse escuchar y Facebook para comunicarse…Luego resume lo que quería yo resumir pero, por ser 1.5, no he sido capaz:
Al contrario de Twitter, donde lo que importa es hacerse escuchar, y de Facebook, para mantener amistades y relaciones, en Google+ el contenido que reina es sin duda el visual.
OK, welcome a la era de la imagen.
Si es que ya no lo sabíamos.
Yo, al menos, debería estar contento.
A mi me gusta filmar pero –de nuevo- esto de ser “tan siglo 20” te pesa.
Me gustan las palabras, las frases, los pensamientos.
Twitter es como un  e-mail corto público; las aplicaciones visuales son eso: enviar la foto de un cine viejo en provincia y captar que aquel que tomó esa foto está o deprimido o le gustan las ruinas o…  lo visual se presta aún más para la (mala) interpretación, pero bueno, no voy a combatir el futuro (perdón, el presente) y yo ahora quiero tener una cuenta instragr.am, pero volvamos a los blogs.
¿En qué momento se jodieron los bloggeros?
¿Quedan?
¿No son acaso ahora reporteros o columnistas-estrellas digitales?
En qué momento murió el blog tal y cual lo conocemos.
Me dicen que cuando nació twitter.
Buena teoría.
Quedan blogs, es cierto, pero pocos en actividad y casi ninguno está generando contenido mundial o nacional.
La cosa, me explican, es más o menos así:
Aquellos que querían expresarse, o provocar debates, o simplemente constatar que seguían escuchando a The Smiths en un día nublado, se pasaron a twitter.
Otros, se suicidaron.
Los más pro transformaron su blog es un página o, mejor, en un portal. Blog mediáticos de un reportero o columnista sagaz fueron cooptados por verdaderos medios de comunicación digitales. Un blog para chicas se transforma en un imperio llamada Zancada o un blog para geeks empieza a agarrar fuerza como FayerWayer. Los blogs de música y cine mutaron en sitios o revistas electrónicas.
El chico brillante de región fue contrato por medios consolidados o, más bien, por nuevos medios y tiene la suerte que no necesita inmigrar a la gran ciudad.
Me cuesta encontrar un blog anónimo, realizado en solitario, sin apoyo de otros o auspicios, que tenga importancia. En Estados Unidos, los grandes bloggers se asociaron a mega-blogs que en el fondo son revistas y, por cierto, usan twitter como el arma para que ingresen a leerlos.
Otros se asqueron de blogspot y optaron por su propia página de nombre excéntrico o indisputablemte personal (www.juanperez.com) pero de a poco se aburrieron que igual era lento (“odio wordpress”) o que tenían que pagar por estar en un servidor.
Esto que postear fuera lento es, al parecer, un tema.
Temazo.
El tema: la caída del blog se debe a que, en promedio, la operación de subir un post de manera atractiva y mulitimediática podía durar unos diez a doce minutos.
Todos quieren que sea fácil, rápido, ahora.
De ahí el triunfo del twitter.
Carrie Fisher, la Princesa Leia, se adelantó veinte años cuando, intoxicada por cocaína y ansiedad, escribió que para ella la gratificación instantánea se demoraba demasiado.
Mal.
O bien: es cosa de ver un partido via twitter o cualquier evento para captar que, en efecto, París ya no es una fiesta, es la pantalla de tu lo-que-sea inteligente.
Me cuentan que el blog no nació para expresar tristezas o apoyar tus películas favoritas o libros sino que fue un invento que consistía en postear hacia abajo.
Escribir hacia abajo.
Las primeras páginas digitales fueron diseñadas para que la gente los leyera de  izquierda a derecha tal como ha ocurrido hace siglos.
Creo que le debo algo a los blogs.
Me gusta escribir hacia abajo.
Pero hoy me puse a mirar los blogs que tenía marcado entre mis favoritos y capto que algo pasó entre el 2007 y el 2009.
Es raro mirar blogs abandonados: ruinas digitales.
Uno duda si el bloggero murió porque por lo general no hay despedida. Sólo un post intrascendente y luego nada.
El blog, digan lo que digan, era multimediático (ahí quizás su falencia: mucho link, mucha foto, mucho video embedded) pero también era una bitácora, era trozos y apuntes y notas y post literarios.
Se habló que iban a salir algunos de los grandes escritores del siglo 21.
Quizás ahí se están formando.
O quizás se perdieron twiteando.
Pero una cosa es cierta: al desparecer el blog (quedan tan pocos, y los pocos que quedan, son una anomalía y casi molestan por la energía desplegada por el tozudo que aún cree en la palabra escrita: ojo con Moleskine, el blog literario de Thays, que en rigor es más una agencia de noticias literarias), uno intuye que empieza a desaparecer un lector que era capaz de digerir más de 140 caractéres.
Quizás no.
Quizás ando haciendo el duelo.
Los libros y novelas y cuentos y poemas y revistas seguirán, pero los blogs no.
Alguien me comenta que los blogs murieron por falta de rigurosidad, por no tener un editor, por no diferenciar el pudor con el exhibicionismo.
No sé.
Sí sé esto: tengo un blog y me da pereza actualizarlo y, más aún, escribir directamente para él.
Uno al final pertenece a este mundo, lo quiera o no.
Uno también siente que – a veces- quince minutos es demasiado tiempo.
Fin.



Porque la mafia más rentable, hoy en día, es el Estado

Mientras recibo la invitación para otro dudoso posgrado de audiovisuales, de parte de uno de esos mercachifles extranjerizantes de la educación superior, pienso si este otro vendedor de empanadas no será uno de los miles de ideólogos mimetizados en las universidades públicas, empeñados en el cabildeo para desregularizar la injerencia del Estado en los destinos de la economía nacional.

Ahora que lo pienso bien, las universidades están llenas de tipos así. De profesores que cambian a la madre por un plato de habas. Laceran el sistema, lo corrompen desde la base, esculpen verdaderos semilleros multitudinarios de corruptos en potencia.

Es el sistema financiero metiendo sus garras en todo, como pasó en la crísis del 2008.

Ver Inside Job, por favor.

noviembre 02, 2011

Diplomados con hambre

Da risa (o tristeza) ver cómo el Estado colombiano, a través de sus instituciones, pretenden impartir diplomados de video para turistas, al mejor estilo cubano de San Antonio de los Baños,  o sea: cobrando.

Primero, hay que dejar claro que esto no es Cuba y no estamos sufriendo ninguna clase de bloqueo. Por el contrario, somos la ñanã dorada de Estados Unidos en Suramérica. Por tanto, no necesitamos hacer de la educación una venta de tamales.

Segundo, y en consonancia con lo anterior, no dizque estamos luchando en contra de la privatización de la educación.

Qué hacemos promoviendo espacios mercantiles de aprendizaje y precisamente desde universidades y administraciones que se dicen impulsadoras de lo público...

Tercero, qué no se les vea el hambre, señores.

No tiene el Estado para sostener en un cien por ciento a nuestros varados y segundones documentalistas en algo tan humanístico como es la educación audiovisual?

Hombre! Ni siquiera en Estados Unidos, corazón mismo del imperio capitalista, nombres de verdad, con más de 5 largometrajes encima, ganadores de premios Oscar, etcétera, se prestan para a hacer de la divulgación del oficio un negocio.

Allá es fácil ver a un Woody Allen, por ejemplo,  anunciando en los periódicos cursos intensivos de guión GRATIS, en tal universidad. O a un Scorsese dictando cátedra GRATIS en alguna tienda Mac de la ciudad X. La lista es muy larga. Consagrados cineastas, que de verdad han ganado cosas, enseñando GRATIS, porque prefieren hacerlo así, porque no necesitan cobrar, porque la cosa, cuando es cobrando, huele a tamal.