abril 30, 2011

Hacer por hacer

Conozco, no pocos, amigos que ya le hacen el quite a Direct TV y a UNE, para consumir toda la televisión y cine posibles, a través de la red.

Fácil. Simplemente conectas tu computador a una pantalla grande y ya tienes teatro en casa.

Y eso está bien, porque la mayoría de la señal que te venden los operadores de cable, como ¨digital¨, no es digital.

O sí lo es, pero de muy mala calidad y/o todavía análoga, cuyos resultados es de un pixelado espantosamente distorsionador.

Mientras tanto, cuando uno conecta su televisor a la red o consume en el computador mismo, la señal siempre va a ser progresiva, o sea: totalmente compatible con los sistemas de lectura de las nuevas pantallas digitales y la imagen nunca sufre esas horribles deformaciones de la TV por cable.

En este orden de ideas, vos te preguntas si tiene sentido que haya tanta gente haciendo audiovisuales en Colombia, si antes no se piensa en un sistema de distribución como el que propone esta gente de Cinépata, por ejemplo.

¿De qué sirve tanto hacer y hacer, si no le llegamos a la real masa de nuestros futuros más inmediatos?

Si ya todo está en La Nube, ¿para qué discos duros o USBs, o DVDs, o proyectores y cines?

http://www.cinepata.com/

abril 24, 2011

Shameless US

De todas las adaptaciones de Bukowski al 35 m.m., ésta es la mejor sin ser para nada sobre Chinaski ni sobre Charles, y sin desarrollarse para nada en Los Angeles, sino en Chicago.

Pero sobre todo, esta serie nos habla de supervivencias, de todo ese Realismo Social dejado de lado por tantos años. La industria norteamericana ya no necesita vender un modelo de vida, pues el cuco del Comunismo ha desaparecido de la faz de la tierra (¿Quién le compra a Chávez otra cosa que no sea petróleo? Las comedias de situación ya no necesitan convencer a nadie de que el capitalismo es la gran panacea como sistema.
Ya se pueden ocupar de la realidad.

Hasta antes de esta serie, el realismo sucio para mí debía ser antonomásicamente californiano o británico.

Pero Shameless demuestra que USA es el país de la clase obrera por excelencia.

abril 19, 2011

Más que un documental

¨La orquesta sigue tocando en el fondo del mar; en tierra no saben que somos buenos buzos¨ Maria C. Mejía

abril 17, 2011

CONVERSACIONES CON OTRA MUJER


Es aquí donde el cine cumple su misión principal.

O sea: arrojarte a la calle un poco más reconciliado con el mundo. La-Felicidad-después-de- los-créditos.

La felicidad con crispetas y coca-cola.

La felicidad de que alguien comparta sus arqueologías más íntimas con vos o, en su defecto que, por alguna extraña razón, un puñado de imágenes en un espacio bidimensional te hagan sentir mejor persona.

¿Qué más puedes pedirle al milagro de las imágenes en movimiento, -siendo que hace mucho tiempo dejaste de ser un romántico-?

Con destellos de conciencia por doquier, CONVERSACIONES nos arroja a la enciclopedia personal de una pareja que se reencuentra muchos años después de haberse separado, en un carrusel de planos insertos, los cuales a veces pueden ser traiciones de la memoria. O no.

Qué importa. Tal vez la vida, como dice García Márquez, no es como la vivimos, sino como la recordamos.

abril 16, 2011

Sobre mujeres de verdad

Neuróticamente diseñada, esta pequeña mentira logra abrirse paso en el arte de dimensionar formalmente la verdad (hasta niveles lúdicos), sepultada por gigantescas mentiras bestiales, las cuales no tendrían ningún tipo de pudor para aplastar a las de menor tamaño.

Podríamos circunscribirla en pieza-a-caballo-entre-canción-de-Elvis-Costello-con-Alberto-Plaza y seguiría funcionando igual.

Metáfora sobre el arte de crecer, ver las cosas como son, hacer listas con tus propios errores y todo el dolor que conlleva aceptarlos, a edades quijotescas, mientras se pierde lo mejor y lo peor de nosotros, efecto la demoledora realidad del mundo convencional.

abril 13, 2011

¡Mueva el tarro, mueva el tarro!

La primera vez que vi una película de Jean Rouch, tuve arcadas. Había una escena de negros pelando un perro y haciendo sopa de cabeza canina en un plano secuencia, sin cortes.

No es que me preocupara demasiado el maltrato animal ni la propaganda occidental. Solo se veía mal. Punto.

Aplaudí, luego, cuando me dí cuenta de que a Rouch no lo querían ni los antropólogos por farandulero, ni la comunidad del cine por mamerto.

Hoy parece que la historia le ha dado un pequeño lugar, pero muy ínfimo.

En todo caso podemos respirar tranquilos pues el cine de Jean Rouch no es precisamente ese tipo de productos que se pueden comprar en los semáforos o en las aceras del centro, como los Colores de la Montaña, por ejemplo.

Sin embargo, yo nunca me descuido. Cada semestre, sagradamente, me encargo de mostrarle una película de Jean Rouch a mis alumnos para indicarles lo que precisamente nunca se debe hacer en los documentales.




abril 08, 2011

Exquisitos platos para el alma

Si usted es de los que colecciona películas realistas y ya agotó todo el cine independiente que le ofrecen los dealers de la ciudad, le recomiendo pasarse por el canal ISat, el cual, por estos días anda moviendo un exquisito plato semiétnico, llamado Mammooth.

Esta refinada comida para el alma, tiene esa cosa de las películas que usan los primeros 5 minutos para presentar a sus personajes en sociedad, caracterizándolos de cómo viven y cómo sobreviven en este mundo, solo que en Mamut (estelarizada por Gael García Bernal), el director se queda toda la cinta en ese gustativo sonsonete de luces entrando por las ventanas y de interiores existenciales en general.

¡Cómo me encantan esas películas llenas de tiempos muertos, que no cuentan casi nada y mucho al mismo tiempo!

Películas de detalles, más que de tremendismos antropológicos.

Por otro lado, esta película es tan disimuladamente tierna, que vas a descubrirte muchas veces sonriendo, casi sin darte cuenta.



abril 07, 2011

El capitalismo tiene todas las respuestas

De vez en cuando viene bien volver a Ken Loach.  Especialmente en estos tiempos de Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, cuando tenemos que estar preparados para lo que podría venir.

Ya sé que muchos en Colombia están en la condición de decir que ¨más bajo no se puede caer¨, pero lo cierto es que sí.

No saben, los que no han vivido en el ¨primer mundo¨, lo bestial que puede llegar a resultar el capitalismo.

Por eso mismo, tal vez, es que el mismo teorema de ¨Todos contra todos¨ traiga el antídoto contra su propio veneno, el cual es: la fe. Algo que hay que defender a toda costa en tiempos salvajes.

 Y lo único que nos podría salvar para lo que viene, (así haya discursos muy bonitos, como el de una supuesta capacidad de la lucha de clases para ¨organizarse¨ ), es la fe.

La que sea que tú tengas, hay que defenderla a toda costa. Lo mismo que una escala de valores y alguna tradición.

Grande, Ken, por Lloviendo piedras!


abril 04, 2011

¿Y quién putas es Wes Anderson?


Según Wikipedia, una saga familiar puede ser definida como, un género literario cuya trama —lineal o entrelazada— gira alrededor de varias familias, o generaciones. 
De ahí para adelante, a una saga familiar le podés meter todos los ingredientes que le quepan. 
El problema llega cuando tu historia y sus personajes, son tan excéntricos que no los puedes hacer demasiado cutre, por mucho que lo intentes, muy a pesar de los taxis mostrados y esos patéticos callejones recorridos y los restaurantes hortera adonde van a comer los miembros de la familia.
En esta historia de un patriarca ficticio, llamado ¨Royal¨, la cosa se complica, cuando en realidad no hay almas perversas o realmente arpías para mostrar. 
Aquí todos están muy dañados, pero ninguno ha logrado corromperse lo suficiente como para alcanzar el estatus de antagonista.
No hay malos para mostrar ni problemas sociales para denunciar. Solo una madeja de excelsas estrellas de cine en uno de sus picos más altos.
Qué gran pérdida de tiempo resulta todo ese cine de denuncia con reflexiones sociológicas, cuando uno ve historias de aristócratas modernos como The Royal Tenenbaums y se entera de toda la verdadera cinematografía reposando en el tintero .