septiembre 25, 2010

A ver si con este premio se nos acaba la maldición de las superestrellas de parroquia


 Sí. Por fin alguien tiene con qué presumir en esta Medellín de presuntuosos gratuitos. No creo de todos modos que Carlos lo vaya a hacer porque, de hecho, ya presumió lo suficiente desde antes de ganar, como si lo hubiera sabido desde antes, tal vez porque ya sabía lo que tenía entre manos. En el arte, tú lo sabes cuando lo ves venir.

Esto sí es pisar duro en el arte y muy específicamente en el cine. Por fin tenemos hoy una ganador en tierra de ganadores (no es lo mismo ganar en Cartagena que ganar en San Sebastián).

Ya no somos más un montón de  Juan-Fernado-Ospinas cortándose una oreja sin ser Vincent Van Gogh.

O lo seguiremos siendo, pero al menos uno se salvó.

Algunas frases clásicas del director galardonado:

..."Realmente tampoco es que haya mucho que contar. Lo más emocionante que ha pasado es que han pavimentado el parque del Guanábano y le han puesto unas esculturitas para recordar uno niños muertos. Mi película sigue ahí, con enormes problemas de financiación. Intentando rodar con unos argentinos pero parece que no se va a poder. Falta dinero, siempre es lo mismo, nunca alcanza y eso se te va volviendo una obsesión. Ya ni siquiera piensas en la historia, sólo si vas a poder hacerla. Ojala podamos rodar en agosto, mientras tanto seguiremos tirándonos al precipicio de hacer una película en Colombia..."

..."Por acá todo anda más o menos igual, mi película se ha aplazado por enésima vez para el otro año. Esto sí que es un LARGO, hermano...un cuento de nunca acabar. Como sabrás mi madrecita ya no cree más en el cine, y menos en eso que algunos críticos se han acordado llamar: EL CINE COLOMBIANO... "

..."Por aca todo igual. Todavia no vemos el horizonte mas alla de estas montañas. Y con seguridad no lo veremos. Todavia soñando con hacer una pelicula. Espero que como a los hinchas de Medellin este 2004 se me haga el milagrito..."

..."Bueno, ya sabes que hacer una película en Colombia es una completa locura. De Sumas y Restas te cuento que por fin la película salió y que estuvo hace poco participando en la sección oficial del Festival de San Sebastián. Desafortunadamente no ganó nada y los españoles dijeron que no habían entendido esa jerga de los paisas. Para acabar de ajustar les toca ese Vargas LLosa de presidente del jurado, un tipo del que parece que hay que desconfiar. No le dio un solo premio a ninguna película hablada en español. Ahora sigue su periplo por otros Festivales a ver si le va mejor. Las actuaciones a mi me parece que están muy bien. Creo que el drama principal de protagonista se pierde un poco. En fin ya la verás a me contarás..."



 

Carlos César Arbealez, mejor director nuevo.
Festival de Cine de San Sebastián

SE ARRIENDA (o me vendo), ésta es la cuestión

"Los que se drogan son los que se creen artistas; no los que realmente lo son"
"Nunca voy a trabajar en algo en lo que no crea"

Típica, cliché y predecible historia de un treintañero fracasado. Aquí los problemas para relacionarse con la sociedad se disfrazan de dilemas existenciales. O sea, lo que en términos científicos se podría clasificar como esquizofrenia social.

Funciona igual a muchos niveles: lo que puede ser xenofobia pura en un contexto, en otro sería simple y llano clasismo. Lo ético redimesionado a lo estético. Lo moral degradado a lo racional

La textura de estos ropajes, a veces, también cobra la tonalidad de la falta de ambición. Resulta que, de un tiempo para acá, este tipo de comportamientos se ha convertido en el refugio de las legiones de profesionales modernos, con terribles pavores hacia la vida.

"Ah, es que yo no espero mucho, yo puedo ser feliz con poco y como poco tengo, poco pierdo", se le oye a más de un alma encerrada en sí misma, con ganas de salir.

Este diseño de pensamientos es muy del director de Se Arrienda. Alberto Fuguet pone sobre la mesa una de las disyuntivas más interesantes de perdedores muy atractivos en la ficción, pero muy patéticos en la realidad.

Quizá, ello explique por qué el tema se desmorona cuando el director hace una extrapolación de sus obesesiones más fascinantes desde la literatura al cine. Fuguet es una especie de Fito Páez al que le funcionan muy bien las ideas en territorios lejanos a la pantalla grande. En este caso los libros y la música respectivamente.

Digamos que no todo es desacierto en SE ARRIENDA. Es muy distinto una película mala a una película fallida, o con errores, o con las costuras afuera, o una película de pequeños vuelos, acaso de logros específicos y pare de contar.

De todos modos, Fuguet sigue sin venderse y eso es invaluable. Fuguet habla de alquilarse como máximo, así haya mucha plata o prestigio sobre la mesa. Casarse con sus principios a como dé lugar.; no creérsela antes de tiempo o, mejor, no creérsela nunca. En otras palabras, no dárselas de artista sino más bien disfrutarlo mientras se intenta.

Viendo la película, vos te pones a pensar en muchas cosas. Quiénes son tus públicos. Cuáles son tus discursos para sobresalir. Cuanto tenés que concederle al sistema para ser aceptado. Cuánta cuerda, a nivel "temáticas", tenés que soltarle a un grupo social, a un país, a un gremio, para que te quieran.

Un gran signo de interrogación cierra este comentario.


septiembre 20, 2010

En autopista plana

Hemos llegado al final de la cuesta y, acaso, ganado un poco el premio de montaña. La razón es que ya podemos postear pelis' enteras a partir de un código html y eso es manejar un poco blogs como este "hecho con las uñas", en modo piloto automático.  

Despega, entonces, el servicio de películas Online de Youtube. Aquí un canal muy de Serie B, para este viejo nuevo chicle mental llamado Internet. Patos al agua con Pool Party:


septiembre 18, 2010

El cine como forma de ascenso social

 Cine para ganar subvenciones, para vivir del cuento. Un cine hecho para adquirir respetabilidad de puertas de festival para adentro, para que te saluden en Cartagena y en Santa Fé de Antioquia, un cine en todo caso para escalar posiciones sociales o, en su defecto, para tener una renta, mientras se acaba la película.

Cine en todo caso de cineastas turistas en su propio país, para turistas extranjeros que tienen miedo o pereza de venir a ver la guerra del subdesarrollo con sus propios ojos. (Entonces pagan muy bien cuando les llevamos estas imágenes de guerra y de miseria, a domicilio).
 
 Al final, los medios son justificados por el fin, porque habla de nuestras miserias externas, de lo que pasa allá, cruzando la calle, acaso pegando a la vuelta de la esquina.

Me pregunto,  sería arriesgar demasiado para nuestros autores cuando empiecen hablar de sus miserias internas? de eso que pasa en su propio lado de la acera?

septiembre 12, 2010

La vida de los peces

Cómo me gustaría postear todos los días un trailer de una película así. Un trailer de una película, jueputa, que te hace sentir que estás vivo. Una cinta, en todo caso, que te dan ganas de saltar de inmediato a la calle, buscar el club de los expropiados emocionales y abrazar a  todos los socios,  (que ya se cuentan por millones); besarlas a ellas también y tomarte una botella de ron al lado de tu futuro y de tu presente, pero, sobre todo, a la salud de tu pasado.

No soy de los que creo que ya se pueda hablar de una estética del cine latinoamericano, empezando porque aun es muy tímido. Pero, sí me atrevo a entender cuando Fuguet dice que hay un nuevo cine chileno y creo que, ya captada la tonada, por ahí debería ser toda la onda y esparcirla desde la Patagonia hasta México. Hablar en nombre de los que creemos que no basta con poseer el título de unas tierras y haberlas llenado de historias. A una tierra, una ciudad, una casa, hay que poseerlas de verdad y, cuando dejan de pertenecerte, qué más da. Solo darte media y vuelta y seguir tu camino.

La vida de los Peces es una cinta que se la juega toda con los Planos de Busto y, a veces, con los medios. Es una historia de interiores. Muy Woody Allen. De lo que pasa adentro, en la república independiente de los afectos. No hay planos muy abiertos porque sería hacer foco en lo de afuera y, lo de afuera, ya sabemos lo que termina siendo a la hora de los balances.

La pregunta cumbre, de bárbaras resonancias, es hasta dónde somos habitantes de un lugar y dónde empieza lo turístico; cuándo dejamos de ser turistas los que nos hemos ido y los que hemos vuelto; cuántos años tienen que pasar; qué tipo de vida se tiene que vivir para que un país deje de ser un simple souvenir y se convierta en una pieza de uso. Países funcionales vs países turísticos, he ahí la cuestión.

Turista en su propia casa, debería ser el otro título de esta obra.

septiembre 08, 2010

El Origen: esa platica se perdió

Para empezar, una advertencia: no se vea esta película sin haber leído antes La Interpretación de los Sueños o El Jardín de los Senderos que se Bifurcan o Calderón de la Barca.

En su defecto, verse la saga de las Pesadillas Sin Fin, por favor.

Segundo, hay que hacer una maestría en Constructivismo para poder entender los parlamentos de Leonardo DiCaprio mientras dispara, pelea y corre cual mafioso italiano a diestra y siniestra.

Uno termina preguntándose, sobre los protagonistas, dónde aprendieron a hablar como si fueran Von Glasersfeld, Heinz von Foerster, Marshall Mclujan o Noam Chomsky. Hollywood, en su desesperado afán por demostrar que también piensa, mezcla la estética de un manjar y la pone en la boca de un marrano.

El mundo entero se descresta. Esa platica vuelve a perderse.