marzo 06, 2010

EN TRATAMIENTO


Este blog entra en receso hasta nueva orden, por causa de enclaustramiento, acusando motivo de este bazuko descubierto por el autor, llamado "In treatment".

marzo 02, 2010

No confundir con "una línea para este pase", por favor

Debo confesar que el cine de Walter Salles no me cae bien, aunque se le respeta por el oficio mismo y por la impecabilidad de Estación Central, "Diarios..." y la película en mención, Línea de Pase.

Creo que la cinematografía de este señor no me gusta es más por lo que representa.

Considero que ayuda a engrosar aquella mamertada del arte latinoamericano que no da su brazo a torcer. Es como un tufillo.

Poetas como Salles me recuerdan ese personaje de la novela 'Generación X' de Coupland, que fue Hippy en los 60's y que luego se convierte en capitalista bestial, pero que envejece aún con sus ropas políticamente correctas y a veces hasta con sus colas de caballo, pero a la hora de tumbar a los demás y salvajizarse con el dinero, no tiene parangón.

Me parece que hay mucho de esa actitud en esta otra mamertada del cine latino.

SIN MIEDO A LA VIDA

Sobrevivir a un accidente de aviación puede ser la experiencia más traumatizante que le puede ocurrir a una persona. Claro que desastres, como accidentes de avión, tenemos todos en la vida, al menos una vez, o al menos igual de dolorosos o shockeantes, aunque tal vez más dosificados y no tan pirotécnicos.

De ahí que historias como éstas calen tanto y se queden tan en la retina de los espectadores.

Siempre quise volver a esta película y, cuando la encontré 20 años después, no me hubiera imaginado que tuviera tanta cantidad de fanáticos que comparten mi excesivo entusiasmo por este concepto de "Sin miedo a la vida". Su hinchada es tal, que se puede ver completa en Youtube.

Lejos, esta película entra en mi top 10 de mis películas favoritas de todos los tiempos, de pronto un poco más adelante que El Doctor Zhivago.

Fearless, el desastre como metáfora, el duelo como metáfora, el cambio como metáfora, la sublimación y al final, como siempre, Dios.