diciembre 26, 2010

Man stroke woman

Está hecha de pequeños skatches.

Y aunque se puede, debe, y tiene, que catalogar como comedia, la intención de esta serie británica parece no hacer precisamente reír, sino más bien presumir de excelentes actuaciones.

Casi toda la fuerza dramática proviene de sugestivas mini historias las cuales, a veces, rayan con lo poético y con lo irónico, pero a medio camino de la caricatura.

Desde un escenario latino, se puede correr el riesgo de encontrar ecos del modelo La Carabina de Ambrosio o de Sábados Felices en Man Stroke Woman, pero, ojo: aquí lo grotesco viene de la psicología de los personajes, de sus actos.

Aquí nadie tiene que disfrazarse con ropas estrafalarias.

Tira cómica filmada en 35 mm, hecha para televisión, sin caer en lo pintoresco y sin la necesidad de contar chistes.


diciembre 21, 2010

Criminal

2 millones 300 mil personas albergan las cárceles de Estados Unidos y cada semana el número aumenta en mil.

Esta cinta es una denuncia contundente sobre los abusos de los directivos penitenciales, supuestamente decentes a ojos de la sociedad.

De rejas para afuera muy queridos, pero de rejas para adentro pura transgresión hasta de sus propias normas

Y el infierno crece no sólo en América. A nivel orbital la construcción de hospitales y escuelas decrece, al tiempo que la construcción de cárceles aumenta de manera improvisada y paupérrima.

diciembre 04, 2010

Historia completa de mis fracasos sexuales

De verdad que hay que tener cojones para revisitar a todas tus ex-novias, especialmente cuando ellas te han quedado odiando.

La osadía es tal, que al final, la sensación de gloria lo justificaría todo.

Porque, en resumidas cuentas, qué afortunados hemos sido los que hemos amado a bellas mujeres, aunque sea en medio de atmósferas con olor a broma.

De otro lado, por qué será que los teatros no pasan más largometrajes hechos en video?

De un tiempo para acá, he podido comprobar que las historias más inteligentes y creativas y genuinas, y atmosféricas, provienen de ese lado de la industria.

Aquí, una que empieza como una comedia y termina como un drama.

diciembre 03, 2010

SUICIDIO, con mayúsculas

Con mayúsculas y tan cerca de nuestra puerta. El tema es demasiado para ventilarlo en los mass media. El tema es grosso.

El tema es tan ruin y tan humano en el Golden Gate, que nunca ameritó un documental en 35 milímetros, sino que hubo que esperar a la tecnología digital para que se pudiera hacer a niveles underground, con ciertos resultados de largometraje.

Una pieza perfecta para el gran rompecabezas del cine independiente:

diciembre 02, 2010

Quiero ser millonario (para olvidarme de los amigos)

El secreto más importante revelado en la cinta: todos estamos en Facebook porque inconscientemente queremos conocer el status sentimental de las personas que nos atraen sexualmente.

Plano General Largo:
Por mucho que El Club de la Pelea haya sido el crack cinematográfico de los 90's y por mucho que Social Network sea, de lejos, la pieza tótem en lo que va de siglo 21, sigo pensando que la mejor obra de David Fincher es Zodiak, y que su el-no-va-más virtuoso aun está por hacer, pues todavía se le siente ese jadeo de corredor de largo alcance.

Zoom In:

Pero Social Network lo va a inmortalizar. La historia de un excluido; de un judío excluido más exactamente -no es pleonasmo-.

Y más: aparte de ser un eternamente excluido, el creador de Facebook es mostrado por Fincher como una especie de antihéroe resentido, que nunca pudo superar un rechazo sentimental y la envidia que le producía las esquivas membresías de los clubes en Harvard.

Gesto que le sale por la culata a David, pues al unir los puntos de esta historia, vos quedás con una pintura en las manos, en la cual se trasluce la historia de un adolescente, con un alto coeficiente intelectual, sobreviviendo a la faceta más estúpida de una cultura.

Primer Primerísimo Plano:

Para vengarse, Mark Zuckerberg, entiende que a un grupo humano estúpido hay que atacarlo con la misma estupidez de la que está hecho. (Quién de verdad se ha tomado en serio a Facebook? Nadie. Y sin embargo allí estamos).

Y entonces el creador de Facebook decide hacer una broma adolescente; burlarse, esa cosa que hacen los jovenes cuando tienen rabia, cuando creen que algo está mal y cuando no son tenidos en cuenta, y muy especialemente cuando los ataca el impulso de la crueldad.

Ni siquiera estaba pensando en dinero Mark cuando se inventó la red social más grande del planeta. (Bueno, también está el asunto de que, de alguna manera, este antihéroe es un revolucionario no soñador, proveniente de una familia de clase media cuasi obrera, que le parece absurdo todo ese culto al dinero de la América profunda)

Estaba pensando en hacer reír, Mark, pero a nadie le dio risa. "Es que nadie tiene ya sentido del humor?", - es la gran pregunta que se hicieron, en su momento, los creadores de dos gigantes como Napster y Facebook -.

Y no. Ya nadie tiene sentido el humor. Lo que sobrevive en la actualidad, si acaso, es el sarcasmo y las ganas de competir.

A todo el mundo a su alrededor, la red social le pareció un mal chiste y, sin embargo, hoy hay 500 millones de personas que no lo creen así.

No creo tampoco que a Zuckerberg le quite el sueño demasiado si nadie lo quiere, esa realidad que quiere ser construida por Fincher en el terreno de la ficción.

Para algo, hace uno chistes que lo vuelvan billionario: para olvidarse y, sobre todo, para cambiar de amigos.

A quién le puede importar la primera traga maluca de su vida con un billón de dólares en el banco?

A quién le puede importar que uno de los mejores directores de la contemporaneidad lo deje mal parado en una de sus obras maestras?

Cualquier persona, medianamente inteligente, sabe que éstas y, casi todas las otras cosas de la vida, se pueden comprar, en efectivo. Para el resto existe MasterCard.

Bueno, y el secreto más importante revelado en la cinta: todos estamos en Facebook porque inconscientemente queremos conocer el status sentimental de las personas que nos atraen sexualmente. Ahí les dejo esa perla.

noviembre 21, 2010

Velódromo, dir. Alberto Fuguet

En este mundo siempre se corre con el riesgo de ser tildado de "disfuncional" cuando no se tiene la suficiente habilidad para masificarse.

Igual, cuando no sos capaz de quedarte callado, (o desarrollar la hipócrita capacidad de hacerte el bobo ante los hedores institucionales).

En Colombia te pueden matar. En otras sociedades más tolerantes, te confinan.

Pero por A o por B, si no puedes encajar tu culo en la gran vacinilla de la mierda establecida, entonces preparate.

Hoy en día, sos un disfuncional si no decís lo correcto. Sos un disfuncional si te "carga" la clase emergente que se deja humillar y/o venden hasta-la-mamá por conservar un trabajo.

Más que méritos laborales, pareciera que la clave de la supervivencia, en la actualidad, residiera en cuidarse de nunca quedar mal con nadie; de comer sano y de pensar siempre que los pobres tienen la razón.

Por ello, tal vez, este Ariel Roth, personaje central de los extraradios, tenga mucho de heróico. Un tipo que es capaz de plantársele al sistema y decirle que, most-of-the-time, la gente apesta y que por eso prefiere freelanzear desde su casa.

Lástima que esta actitud sea posible nada más que en una película. En la vida real, es de temerse que las cosas sean a otro precio.

Para destacar, el grano de VELÓDROMO: Dios! Como si la hubieran rodado toda con una puta handycam! Y qué bien le luce.

noviembre 16, 2010

La muerte de un burócrata perdido en la traducción

En vez de botarle tanto escape al onanista y sobrevalorado cine colombiano, por qué este blog no se detiene más en obras como Lost in Traslation, por ejemplo, y así ejercitar el olvidado arte de la celebración antes que el de la renegación?

Por qué no postear más trailers de películas como la Muerte de un burócrata, para reírse de este cáncer social que, en vez de mejorar, se vuelve más cínico y más descarado conforme el siglo entra en nuestra querida república bananera?

Por qué? Por qué?




noviembre 07, 2010

Los bichos raros de América Latina

Con una cámara bien enclavada en el trípode, El Vuelco del Cangrejo logra fijar sus grisáceamente logrados paisajes en la retina del espectador. Uno se aleja de la historia y la memoria sigue en el Pacífico vallecaucano.Su tempo también logra capturar el sentido del tiempo en zonas costaneras. Noción digna de la mejor de las candidaturas al sello "cine indie", tal como se entiende en el Sundance Channel.

Simpático, pero no extraño, resulta que el antagonista de esta historia sea un paisa o que, al menos, se llame "El Paisa". Simpático por lo predecible y obvio del gesto, pero no demasiado tampoco, pues ya sabemos sobre la fundada, o infundada, animadversión de la intelectualidad caleña, por el colonialismo natural en el espíritu de los antioqueños.

Tampoco debemos olvidar que esta bella pieza cinematográfica, en rigor, es una tesis de grado asesorada por Oscar Campo, un profesor que no desaprovecha papayazo para pronunciarse neciamente en contra de los paisas cuando juega de local en su Cali del alma (fui víctima de ello en sendo almuerzo en Unicentro, justo al frente de la Universidad del Valle). (No así cuando se trata de ser homenajeado en Medellín).

Pero ya basta de paréntesis que no vienen al caso. Con todo lo bien intencionada que pretende ser esta obra (alegando a favor de los históricos derechos sobre las tierras), ella no deja de ser una mirada de niñito-rico-blanco (Oscar Ruiz Navia), cuya incapacidad para registrar al hombre negro es más que evidente: en la cinta los negros vuelven a ser filmados como bichos raros. Más cineastas colombianos haciendo su agosto de nuevo, para conseguir becas en Europa.

noviembre 01, 2010

Los dioses deben estar locos

Fue un largo fin de semana lleno de rodajes. Los cursos de audiovisuales están grabando sus proyectos finales, y de algún modo recibí invitaciones de amigos para verlos y así estuve de visita en 3 platós distintos, viendo cómo anda la movida local.

Muy sorprendente la cantidad de gente haciendo y haciendo. No demasiado, mirando el tema desde un punto de vista de las facilidades tecnológicas. Pero suficientemente sorprendente como para sospechar de todos esos festivales nacionales de cine, que limitan la industria a 5 o diez películas.

Qué pasa? Es que solo se le puede llamar "película" a los productos arrojados por el Ministerio de Cultura? Qué hay de toda esa gente en los barrios con dos o tres largometrajes para exhibir?

En estos 3 días hablé con realizadores anónimos que me mostraron sus roches de largometrajes guardados en un cajón. Los hicieron sin lagartearle a nadie, de pura mística, saltándose el gran océano burocrático, en silencio y sin tanto autobomobo como el garantizado por Proimágenes y Movimiento.

Quizás, esos verdaderos autores anónimos nunca puedan aspirar a llenar esa-botella-de-Cocacola-con-aguapanela que pretende ser el "cine colombiano", pues muchos de ellos no tienen los nombres biblícos que exige un país de castas como Colombia, (donde en el reinado nunca podrá ganar ninguna mujer llamada Yurledy o Melissa).

Igual, en el caso de ese cine "todo lo que somos", es difícil que se cuele algún Hamilton o Arlex o Jeisson, porque parece que la tradición no lo permite.

Pero, me vengo a casa con esta bella certeza. Que el cine colombiano palpita y que va mucho, mucho más allá de los 5 amigos de Víctor Gaviria y demás pornomiserabilistas.

Escuadrones anónimos de cineastas crecen a oscuras en las laderas y en los llanos menos pensados. Algún día dejarán de estar agazapados y a este Estado infame, como siempre, le saltará la liebre donde menos se lo piense.

Quedará, también, solo quedarse dormido, mientras la pantalla arroja los descaches del Dr Katz.



octubre 28, 2010

Me lo voy a llevar


Me lo voy a llevar from Me lo voy a llevar on Vimeo.



Lástima no haberlo visto en pantalla grande, pues veo que es un trabajo que tiene mirada y carpintería en el tratamiento visual. Se le abona esa preocupación por la expresividad del corto, pero desafortunadamente cuando no se controla puede caer en la sobre actuación. Precisamente hoy hablaba con unos amigos que nuestro gran problema sigue siendo la dramaturgia. Muy buena la música y el sonido en general. Gracias a Susana Delgado por la invitación.

octubre 27, 2010

Showtime y su grano de arena


Habrá que reconocerle muchos créditos a la serie Weeds, cuando el estado de California legalice la marihuana en noviembre. No solo le bastó a Showtime con hacer alarde de buena ficción con este sitcom, sino de buena ficción que formara opinión pública.

octubre 23, 2010

Yo soy el único público que me interesa

Esto puede sonar esquizofrénico, pero en el fondo es cierto.

Endodermicamente hablando, la única narrativa importante, es la narrativa personal, la que te contás a vos mismo.

Y así termina Objectified, una de las odas al individualismo más deliciosas de los últimos tiempos.

Basada en la famosa y blanca exposición de objetos funcionales del Moma, la película hace gala de secuencias que te hablan de cómo la Ciencia Ficción no la tenemos que ir a buscar en el cine ni en las películas futuristas.

La Ciencia Ficción la podemos encontrar en el más simple de los objetos de una casa, en una silla, en un cepillo de dientes o hasta en el más banal y prehistórico de los mondadientes.

Aunque también OBJECTIFIED nos muestra el lado perverso del diseño industrial, este documental se erige como uno de los monumentos más contundentes en favor del materialismo concreto, dejando de lado los discursos abstraccionistas y las pamplinas colectivizantes; las posiciones filosóficas y la protesta panfletaria. Da al traste con la utopía solidaria y la mamertada ecologista.

Objectified critica a la agotada cultura de la contracultura y a la neovaciadez del discurso democratizante, desde adentro, y nos arroja al más americanamente político de los discursos: dejemos de hablar tanta mierda y pongámonos a mover el culo.

Porque al final de cuentas, nosotros mismos somos el único público que nos interesa.

octubre 21, 2010

Lejos de Casa (teaser)

Bueno, parece que esto de las arquitecturas en los docus' son como los oídos tapados: en cualquier momento el cerrumen cede y quedas escuchando en dolby. Creo que estoy listo para terminar mi primer documental largometraje, pero hay tantos proyectos por escribir, tantos proyectos empezados que da susto dedicarse a uno solo y dejar de lado los demás. Falta tiempo, plata, pero sobre todo manos pa' tanto que hacer.





octubre 16, 2010

Otra vez cineastas colombianos quedan como unos "hijueputas vampiros"

Con sólo ver el trailer de esta nueva agarradera de pueblo, uno se pregunta: con qué tarados criterios se reparten estímulos cinematográficos en Colombia. Qué pretenden los iluminados en Bogotá, para manejar las platas estatales.

Cinta colombiana tras cinta colombiana, otra vez tenemos para decir: "quedamos como unos hijueputas vampiros", cual cineastas Agarrando Pueblo, para darle circo a los europeos.



octubre 15, 2010

Loriga y sus tratados sobre la vergüenza

La pistola de mi hermano es una cinta que se disfruta mejor si se ve con los ojos cerrados.

Sería una buena forma de convertir una mala adaptación cinematográfica en un muy buen paradigma para la industria de los audiolibros.

De todos modos, al final vos no podes dejar de lado la pregunta si toda la obra de Ray Loriga no es más que una gran tratado sobre la vergüenza.

septiembre 25, 2010

A ver si con este premio se nos acaba la maldición de las superestrellas de parroquia


 Sí. Por fin alguien tiene con qué presumir en esta Medellín de presuntuosos gratuitos. No creo de todos modos que Carlos lo vaya a hacer porque, de hecho, ya presumió lo suficiente desde antes de ganar, como si lo hubiera sabido desde antes, tal vez porque ya sabía lo que tenía entre manos. En el arte, tú lo sabes cuando lo ves venir.

Esto sí es pisar duro en el arte y muy específicamente en el cine. Por fin tenemos hoy una ganador en tierra de ganadores (no es lo mismo ganar en Cartagena que ganar en San Sebastián).

Ya no somos más un montón de  Juan-Fernado-Ospinas cortándose una oreja sin ser Vincent Van Gogh.

O lo seguiremos siendo, pero al menos uno se salvó.

Algunas frases clásicas del director galardonado:

..."Realmente tampoco es que haya mucho que contar. Lo más emocionante que ha pasado es que han pavimentado el parque del Guanábano y le han puesto unas esculturitas para recordar uno niños muertos. Mi película sigue ahí, con enormes problemas de financiación. Intentando rodar con unos argentinos pero parece que no se va a poder. Falta dinero, siempre es lo mismo, nunca alcanza y eso se te va volviendo una obsesión. Ya ni siquiera piensas en la historia, sólo si vas a poder hacerla. Ojala podamos rodar en agosto, mientras tanto seguiremos tirándonos al precipicio de hacer una película en Colombia..."

..."Por acá todo anda más o menos igual, mi película se ha aplazado por enésima vez para el otro año. Esto sí que es un LARGO, hermano...un cuento de nunca acabar. Como sabrás mi madrecita ya no cree más en el cine, y menos en eso que algunos críticos se han acordado llamar: EL CINE COLOMBIANO... "

..."Por aca todo igual. Todavia no vemos el horizonte mas alla de estas montañas. Y con seguridad no lo veremos. Todavia soñando con hacer una pelicula. Espero que como a los hinchas de Medellin este 2004 se me haga el milagrito..."

..."Bueno, ya sabes que hacer una película en Colombia es una completa locura. De Sumas y Restas te cuento que por fin la película salió y que estuvo hace poco participando en la sección oficial del Festival de San Sebastián. Desafortunadamente no ganó nada y los españoles dijeron que no habían entendido esa jerga de los paisas. Para acabar de ajustar les toca ese Vargas LLosa de presidente del jurado, un tipo del que parece que hay que desconfiar. No le dio un solo premio a ninguna película hablada en español. Ahora sigue su periplo por otros Festivales a ver si le va mejor. Las actuaciones a mi me parece que están muy bien. Creo que el drama principal de protagonista se pierde un poco. En fin ya la verás a me contarás..."



 

Carlos César Arbealez, mejor director nuevo.
Festival de Cine de San Sebastián

SE ARRIENDA (o me vendo), ésta es la cuestión

"Los que se drogan son los que se creen artistas; no los que realmente lo son"
"Nunca voy a trabajar en algo en lo que no crea"

Típica, cliché y predecible historia de un treintañero fracasado. Aquí los problemas para relacionarse con la sociedad se disfrazan de dilemas existenciales. O sea, lo que en términos científicos se podría clasificar como esquizofrenia social.

Funciona igual a muchos niveles: lo que puede ser xenofobia pura en un contexto, en otro sería simple y llano clasismo. Lo ético redimesionado a lo estético. Lo moral degradado a lo racional

La textura de estos ropajes, a veces, también cobra la tonalidad de la falta de ambición. Resulta que, de un tiempo para acá, este tipo de comportamientos se ha convertido en el refugio de las legiones de profesionales modernos, con terribles pavores hacia la vida.

"Ah, es que yo no espero mucho, yo puedo ser feliz con poco y como poco tengo, poco pierdo", se le oye a más de un alma encerrada en sí misma, con ganas de salir.

Este diseño de pensamientos es muy del director de Se Arrienda. Alberto Fuguet pone sobre la mesa una de las disyuntivas más interesantes de perdedores muy atractivos en la ficción, pero muy patéticos en la realidad.

Quizá, ello explique por qué el tema se desmorona cuando el director hace una extrapolación de sus obesesiones más fascinantes desde la literatura al cine. Fuguet es una especie de Fito Páez al que le funcionan muy bien las ideas en territorios lejanos a la pantalla grande. En este caso los libros y la música respectivamente.

Digamos que no todo es desacierto en SE ARRIENDA. Es muy distinto una película mala a una película fallida, o con errores, o con las costuras afuera, o una película de pequeños vuelos, acaso de logros específicos y pare de contar.

De todos modos, Fuguet sigue sin venderse y eso es invaluable. Fuguet habla de alquilarse como máximo, así haya mucha plata o prestigio sobre la mesa. Casarse con sus principios a como dé lugar.; no creérsela antes de tiempo o, mejor, no creérsela nunca. En otras palabras, no dárselas de artista sino más bien disfrutarlo mientras se intenta.

Viendo la película, vos te pones a pensar en muchas cosas. Quiénes son tus públicos. Cuáles son tus discursos para sobresalir. Cuanto tenés que concederle al sistema para ser aceptado. Cuánta cuerda, a nivel "temáticas", tenés que soltarle a un grupo social, a un país, a un gremio, para que te quieran.

Un gran signo de interrogación cierra este comentario.


septiembre 20, 2010

En autopista plana

Hemos llegado al final de la cuesta y, acaso, ganado un poco el premio de montaña. La razón es que ya podemos postear pelis' enteras a partir de un código html y eso es manejar un poco blogs como este "hecho con las uñas", en modo piloto automático.  

Despega, entonces, el servicio de películas Online de Youtube. Aquí un canal muy de Serie B, para este viejo nuevo chicle mental llamado Internet. Patos al agua con Pool Party:


septiembre 18, 2010

El cine como forma de ascenso social

 Cine para ganar subvenciones, para vivir del cuento. Un cine hecho para adquirir respetabilidad de puertas de festival para adentro, para que te saluden en Cartagena y en Santa Fé de Antioquia, un cine en todo caso para escalar posiciones sociales o, en su defecto, para tener una renta, mientras se acaba la película.

Cine en todo caso de cineastas turistas en su propio país, para turistas extranjeros que tienen miedo o pereza de venir a ver la guerra del subdesarrollo con sus propios ojos. (Entonces pagan muy bien cuando les llevamos estas imágenes de guerra y de miseria, a domicilio).
 
 Al final, los medios son justificados por el fin, porque habla de nuestras miserias externas, de lo que pasa allá, cruzando la calle, acaso pegando a la vuelta de la esquina.

Me pregunto,  sería arriesgar demasiado para nuestros autores cuando empiecen hablar de sus miserias internas? de eso que pasa en su propio lado de la acera?

septiembre 12, 2010

La vida de los peces

Cómo me gustaría postear todos los días un trailer de una película así. Un trailer de una película, jueputa, que te hace sentir que estás vivo. Una cinta, en todo caso, que te dan ganas de saltar de inmediato a la calle, buscar el club de los expropiados emocionales y abrazar a  todos los socios,  (que ya se cuentan por millones); besarlas a ellas también y tomarte una botella de ron al lado de tu futuro y de tu presente, pero, sobre todo, a la salud de tu pasado.

No soy de los que creo que ya se pueda hablar de una estética del cine latinoamericano, empezando porque aun es muy tímido. Pero, sí me atrevo a entender cuando Fuguet dice que hay un nuevo cine chileno y creo que, ya captada la tonada, por ahí debería ser toda la onda y esparcirla desde la Patagonia hasta México. Hablar en nombre de los que creemos que no basta con poseer el título de unas tierras y haberlas llenado de historias. A una tierra, una ciudad, una casa, hay que poseerlas de verdad y, cuando dejan de pertenecerte, qué más da. Solo darte media y vuelta y seguir tu camino.

La vida de los Peces es una cinta que se la juega toda con los Planos de Busto y, a veces, con los medios. Es una historia de interiores. Muy Woody Allen. De lo que pasa adentro, en la república independiente de los afectos. No hay planos muy abiertos porque sería hacer foco en lo de afuera y, lo de afuera, ya sabemos lo que termina siendo a la hora de los balances.

La pregunta cumbre, de bárbaras resonancias, es hasta dónde somos habitantes de un lugar y dónde empieza lo turístico; cuándo dejamos de ser turistas los que nos hemos ido y los que hemos vuelto; cuántos años tienen que pasar; qué tipo de vida se tiene que vivir para que un país deje de ser un simple souvenir y se convierta en una pieza de uso. Países funcionales vs países turísticos, he ahí la cuestión.

Turista en su propia casa, debería ser el otro título de esta obra.

septiembre 08, 2010

El Origen: esa platica se perdió

Para empezar, una advertencia: no se vea esta película sin haber leído antes La Interpretación de los Sueños o El Jardín de los Senderos que se Bifurcan o Calderón de la Barca.

En su defecto, verse la saga de las Pesadillas Sin Fin, por favor.

Segundo, hay que hacer una maestría en Constructivismo para poder entender los parlamentos de Leonardo DiCaprio mientras dispara, pelea y corre cual mafioso italiano a diestra y siniestra.

Uno termina preguntándose, sobre los protagonistas, dónde aprendieron a hablar como si fueran Von Glasersfeld, Heinz von Foerster, Marshall Mclujan o Noam Chomsky. Hollywood, en su desesperado afán por demostrar que también piensa, mezcla la estética de un manjar y la pone en la boca de un marrano.

El mundo entero se descresta. Esa platica vuelve a perderse.

agosto 22, 2010

Especial: grandes finales

Porque en esta vida todo llega y todo pasa, y porque no he vuelto a ver cine, sino más bien como tratando de hacerlo, posteo finales favoritos que recuerde; valga citar a Alex de la Iglesia: "No hay gran película sin un gran final".






agosto 16, 2010

Super-cool

Esta es otra de esas películas que se vende a sí misma como otra tonta de película de adolescentes. Pero no lo es.

julio 20, 2010

Cashback, el día que dejamos de ser una historia de cabezas parlantes

Hay tres puntos de partida para hacer una lectura crítica de este compendio de imágenes en movimiento. Referencias que tienen que ver con los freeze frames, la ralentización del tiempo; el Neorrealismo y la teoría deleuziana de cómo éste último cambió los enfoques del cine.

Y es que, sacando los constantes homenajes a Danny Boyle, Cashback es una película sobre el mirar y sobre lo mirado, más allá de las acciones, como dice Deleuze. Por eso puede llegar a confundir, por su deleitamiento con los congelados, las cámaras lentas y con los rampings.

Pero, por encima de todo, es una cinta de alto vuelo filosófico, como pocas. Quería hacer una presentación desfavorable sobre ella, pero aquí hay algo más que historia. Hay una película que supo meter las posibilidades técnico-formales dentro de la trama en sí.

julio 14, 2010

Mi homenaje a Harvey Pekar


Posteado años ha, tal vez cinco, no sé, en New York, cuando entraba el verano y todos nos poníamos contentos por ello y hacíamos fiestas y salíamos a celebrar la coronación de un crudo invierno y cuando todavía el trago no me hacía tanto daño, mis reacciones a lo que fue descubrir a un grande. Lo posteo tal como salió, sin saber cómo salieron cosas como ésas de que:"Nunca fui muy fan de los comics", falso! Pero lo bloggeado, bloggeado está.




Hoy ha sido un gran sábado. Toda la tarde leyendo a Harvey Pekar y tomando cerveza Black and Tan con mi novia. Y aunque desde niño no había sido muy fan de los comics creo que he de reecontrarme con ellos a través del autor de American Splendor.

El libro supera con creces a la película, debo decirlo. De esta cerveza corroborar lo que dicen de ella 50% obscura 50% pálida. Mi mujer es de lo mejor y también hoy me cagó una  paloma y me saqué dos mocos.

julio 12, 2010

Revolutionary Road

Para empezar hay que decir que los biopics deberían tratarse igual que los documentales. Son una forma artística diferente al cine convencional, que deben mirarse con ojos especiales, y aunque esta obra es vendida como una adaptación, vos no dejás de buscarle puntos de contactos con la historia personal de Yates.

 Sam Mendes quiso hundir un poco más el dedo en la llaga y llegó bien adentro, cada vez con más elegancia, con más tacto, sutileza si se quiere y por eso R.R. es una pieza artística a la que se le haría un gran desplante si se le llama simplemente película, porque no lo es. Es mucho más que eso.

R.R. es una especie de King Kong tratando de hacer una revisión estética de la llegada del hombre negro a América, pero esta vez en el plano del feminismo.  Una recreación histórica de cómo las mujeres en Estados Unidos podían hacerlo, desearon hacerlo y murieron para hacerlo.

No quisiera estar sentado alguna mañana en la lavandería, esperando que mi secadora termine su ciclo, y que, en la banca de al lado, mientras pasan Revolutionary Road en el televisor del lugar, me toque en suerte uno de esos directores, cinéfilos, que le gusta buscarle significados enrevesados a todo el cine hecho y por hacer, como Tarantino o Alfonso Cuarón, por ejemplo... Porque, madre mía, de la regada que se meterían estos dos con esta película que te muestra una cosa y termina contándote otra.

julio 07, 2010

Te Creís la más linda (pero erís la más puta)

Sin comentarios.

Toy Story 3

Me pregunto cuál será la próxima frontera después del 3D. La sensorialidad tridimensional en la piel, tal vez? En la nariz o boca?

Nunca el Primer Plano había llegado tan lejos y es altamente sospechoso también que en el 3D todo pase en primer plano o de lo contrario la noción de profundidad se pierde, como en realidad sucede, me parece a mí, en esta Toy Story 3.

Yo fui de los que me quedé esperando la gran subjetiva desde un ala de Buzz, planeando desde el camarote hasta el suelo como mínimo, o desde el techo de la pieza de Andy.

El 3D no funcionó mucho, pues, repito, cuando la cámara se objetiviza se disminuye el efecto suprarealista. No están muy justificados los pesos de más en algunas películas 3D y Toy Story es una de ellas, pues la historia funciona perfectamente en 2D.

Además, Pixar comete un grave crimen contra los personajes mas solladitos de la fábula, los que hicieron grande a Toy Story 1; y por ende comete un crimen contra nosotros, los fans de los soldados de plástico. Pixar se churretió sacando a este valiente ejército norteamericano de polietileno y poniéndolo a escapar a través de una ventana.

junio 28, 2010

Los viajes del viento, ni media fibra en mi interior

Por fin pude ver L.V.D.V.  y me alegro de haber esperado, de no habérmela visto en cine, de habérmela visto  sin el sorround y sin el dolby y sin el cinemascope que, sabía, me irían a nublar la vista. 

La vi en DVD, porque quería saber si era tan cine-cine-cine, como decían. Si aguantaba más allá del papel.

 Y como me lo temía, me pasó más o menos lo mismo que me pasa con la música de Juanes y de Shakira: me pareció una construcción más de la ultraderecha colombiana (obviamente para quedar bien en el exterior, porque eso son este tipo de productos tan de lobby: construcciones mediáticas de una clase dominante al interior de una sociedad). 

Lo mismo que con Juanes y Shakira, me pareció que la película tiene esa jactanciosa actitud clasemediera de colgarse una mochila  kogui al hombro para madrugar a clase de 6 en la "Ponti". Esa misma cosa que no dejó ganar, me parece a mí, a Antanas Mockus, porque en realidad, en el fondo, aquí nadie cree en eso. Aquí todavía no estamos para cine étnico de teatro institucional un sábado a las 10 de la mañana. Aquí no estamos para gestos académicos, porque en Colombia la intelectualidad es solo eso: una pose y de las más arribistas y excluyentes. 

 Qué lástima que Ciro Guerra se haya prestado para esto; para hacer el tonto como vehículo de una propaganda política al mejor estilo de Colombia Es Pasión.

Y lo siento por él, qué lástima, repito, porque me pareció que La Sombra del caminante tenía sustancia. 

Ha sido profanado  el santo sepulcro del realismo mágico!

 Pensaron, los que te dieron la plata,  que con un super director de fotografía bastaba, con la chimba de equipo. Pero la plata no lo hace todo y por eso posteo esta película aquí y por eso tengo este blog. Para demostrar eso.

Sí, muy vacana la plata en el cine, pero otra vez quedaron faltando cinco pa'l peso, siento informar.   
No, no funciona. No funcionó. 

El día que vino Ciro a presentar su película por primera vez a Medellín, me lo encontré en el restaurante del Colombo Americano. Yo estaba en una mesa contigua con dos alumnas y me dieron ganas de acercármele y decirle que lo admiraba por todo lo bien que hablaban de él y por la bendición que le habían echado Víctor Gaviria y Gabo. Me intimidé y más bien les dije a mis alumnas: 'Miren, ése es Ciro Guerra, el director más prometedor de la naciente industria colombiana'.

Hoy me alegro de no habérmele acercado y de no decirle nada. Me alegro de no haber podido entrar ese día a la premier y de haber llegado tarde y de que me haya quedado sin boleta.

 Hoy en día, un año después, la "industria" no se asoma ni inundando los Éxitos de "cine colombiano" y Los Viajes del Viento no ganaron en Cannes, ni en Sundance, ni en Los Oscar, y el mito de Francisco El Hombre es una caricatura más en el museo del horror colombiano, gracias a Los Viajes del Viento.

Y lo peor: Los Viajes del Viento no me dijeron nada, no me tocaron, no soplaron ni hicieron resonar ni media fibra, en mi interior. Macondo, me parece a mí, sigue intraducible al lenguaje cinematográfico.

junio 27, 2010

Duchas f®ías

Un poco de realismo social, mitad cine erótico y en el medio crueldad femenina y valores morales límite, éste es un producto cinematográfico verosímil y de factura muy aceptable. Nada caro y muy bien actuado, sin la ausencia de esas dos o tres buenas ideas tan idóneas en una pieza artística, sea el género que sea.

junio 26, 2010

Vigila y castiga

A veces hay que pararse delante de un tablero, a dictar una clase, para darse cuenta de que el mundo se ha convertido en una amalgama de seres desafectivizados, con las figuras paternas desdibujadas, al cual no queda más remedio que vigilar y castigar.

Para nadie es un secreto que no es lo mismo enseñar hoy en día que enseñar hace 30 años, cuando todavía los pubertinos  salíamos de la casa con el chip del respeto.

Esta película, hecha en video, nos muestra el estado de esas cosillas y de unas cuantas más.

junio 24, 2010

Y el mito sigue

Hay pelis que mejoran con el tiempo; pero no son muchas, son pocas, y el rango de mejoría en esa inmensa menoría es casi imperceptible; vos las ves y la sensación general se puede mantener, pero los shocks eléctricos apenas echan chispa.

 La primera vez que vi a esta Baskiat, mucho antes de que explosionara el mito en la red y todo el mundo publicara un material  del verdadero Jean Michel en Youtube, me pareció un historia sosa, rara, como un pescado en el techo. Teníamos 27 años, Baskiat y yo y esperábamos de la vida la pulpa, la sustancia. 

Luego la volví a ver en New York y me pareció pertinente por lo que yo veía a través de mi ventana salpicada por los copos de nieve y el vaho de sus veranos y por su movida artística también. La publiqué en este blog y no la supe mirar en su real dimensión.

Pero ahora la veo de nuevo y la obra reverdece. Los centelleos de calidad se disparan y rompen todos los niveles en la zona de éxtasis. Baskiat es una cinta muy inspirada e inspiradora, mientras el mito detrás del personaje está más saludable y joven que nunca.

Escribo esto mientras la selección Italia, selección neoyorkina por excelencia, ha sido eliminada del mundial. Pienso en Astoria, pienso en que tal vez el Jardín de la Cerveza está celebrando la clasificación de Eslovaquia y llorando el papel de los europeos en general. Pienso en Baskiat. Pienso en los mitos. Pienso en una ciudad.

junio 20, 2010

Arriba, en el aire

Hubo un tiempo en que cualquiera podía acceder a crédito en Estados Unidos. Ibas a Macy's y, con solo presentar la cuenta de la luz, te daban un cupo de 500 dólares. Lo mismo sucedía con el sueño de una casa. De repente, todos se estaban empeñando por la facilidad de los créditos. Nos la creímos, íbamos a Best Buy, a Target, y salíamos con una gran sonrisa en la boca.

Qué pasó? Todos nos largamos a fiar, aunque muchos, la mayoría, sabíamos que no podíamos pagar. Y entonces, el paraíso se nos hizo trizas. Tuvimos que devolver nuestras casas, ponerlas en venta, rematarlas, sub-hipotecarlas, abandonarlas, venirnos para donde estaban nuestras raíces y poner un aviso en alguna playa de Miami que dijera 'FOR SALE, NOW 200 THOUSAND. BEFORE 500'; decirle a la voz en el teléfono que nos sacara del sistema, en otras palabras, se nos reventó la burbuja.

Esta película habla de eso. Viene de la línea brava del cine independiente (JUNO, GRACIAS POR FUMAR), pero ahora reciclado por Hollywood. Habla de estar en la carretera, de asimilar el varillazo, pero de tratar, de no perder el sueño. Es una gran reflexión sobre la gran crisis económica que afectó al mundo a principios de este siglo y de la que solamente Latinoamérica hizo la tarea, aunque obviamente nada de esto se habla, a no ser que sea tácitamente.

junio 13, 2010

Pasaporte al blanco y negro de nuestras vidas

Lo que más me gusta de las pocas películas que he visto de Uruguay es que muestran las calles, te llevan allá, te ponen a recorrer sus ciudades, te muestran el país, casi sin tocar el atrezzo ni la dirección artística.

En esta Gigante el cabezazo cinematográfico va más de la mano de la simpleza, el discreto encanto de la estaticidad, acaso en cómo las entradas y salidas a cuadro dependen más del paneo que del expresionismo actoral.

El tema de la soledad y de cómo se le va la vida a la gente en el siglo 21. "Qué triste se nos fue la vida", dicen los Caifanes; "... y ver qué pasa allá afuera: no todo el mundo tiene primaveras", dice Fito.

Pero la verdad es que no es tan melodramática la vaina, cuando las historias no tienen que focalizarse en lo grosso del momento, en el tremendismo de agresiones caníbales de las repúblicas bananeras. Pasarán muchos lustros antes de que un país como Colombia, por ejemplo, pueda ofrecer una película de este porte.

Tumbando el mito de buen-cine=industria

Decía Aristóteles que la historia ideal debía proponer un tiempo intrínseco de 24 horas, representado en hora y media.

Fue tomado por loco.

Eran tiempos cuando la interpretación de una obra escenográfica podía durar, en tiempo real, hasta semanas, y los espectadores acudían a las funciones con fiambre y cobija.

Hoy día las cosas no han cambiado demasiado en cuanto al timing ideal de una narración on stage. Y aunque odio clasificar el arte, voy a poner esta obra maestra del cine contemporáneo en la carpeta de Hitos Cinematográficos. Las comparación es inevitable con Do the rIght thing de Spike Lee.

Había que esperar tanto para tener nuestro propio monumento al realismo social moderno?

Difícil saberlo; pero Uruguay con 25 Watts ha demostrado que es falso eso de que "hay que tener una industria" para hacer buenas películas.

mayo 30, 2010

Dos clasiquitos ya

Increíble! Han pasado casi veinte años ya desde que pagábamos una boleta de cine para que nos vendieran cubos de hielo derretidos como estas dos cintas. Cómo no agradecerle a los 90's que nos llevaran a mal puerto en un velero que, a cambio de aire y viento, se impulsara con físico y químico vacío (todavía recuerdo el cartel promocional, gigantesco, encima del teatro Villanueva, todavía recuerdo la premonitoria presentación con un extraño grupo llamado, Smashing Pumpkings, en el lado b de su banda sonora).

Tal vez debería incluir en esta lista a dos infaltables pajazos existenciales de aquella época: Tango Feroz y el Lado oscuro del corazón.

Pero no lo voy a hacer, me niego a hacerlo. Por ahora me conformo con Singles y Reality Bites, porque de alguna manera son válidas, de alguna manera representaron algo que se vivió, al menos en el plano personal. En Colombia y todo, en la Playa con El Palo, siempre fui más Seattle que Baires. Cero Cali, cero Bogotá. Muchos, más de los imaginados, vivimos nuestro propio momento Grunge en Medellín. De alguna manera, ayudados por una botella de ron, nos sentíamos yendo a un concierto de Nirvana, cuando en realidad estábamos pagando por entrar a ver a Los árboles o a El Hueco, en el Pub.

Dios mío, veinte años! A qué horas!



Dennis Hopper, de la Harley al Ford Cougar

sobrepasándose a sí mismo

Aburridos a morir

Como buena serie judeo televisiva que se respete, Bored to Death está repleta de marihuana y alcohol. Son ellos los tres grandes componentes del único arte que le queda al siglo 21: o sea la televisión. Un producto muy apto para todos aquellos que nunca fuimos grandes o ni siquiera pequeños seguidores de Seinfield y que desde entonces veníamos arrastrando un vacío de buena dosis semanal de cultura neoyorkina.

mayo 29, 2010

Las imágenes históricas



No se puede dejar pasar imágenes históricas como éstas. No las imágenes que queremos representar como videastas, que indudablemente son válidas y siempre tendrán su valor trascendental, o sea: las del arte, la materia cinematográfica en sí, total, las que siempre van a estar delante cámaras.

Lo que me refiero es a ese otro tipo de imágenes que son pasajeras, las que siempre van a sucederse detrás de cámaras, postradas, postergadas, relegadas, replegadas en el ultimero plano de la foto fija y que solo darán cuenta de un momento específico y luego desapareceran porque nada más corresponden al orden de lo anecdótico y serán reemplazadas por imágenes de hitos más valorados por el estado de las cosas.


Lo que me refiero es a cierto tipo de imágenes que se suscitan detrás de cámaras y que parecen desechables. Pero a mí no me lo parecen tanto aunque sí lo son. son triviales.

Pero, repito: que una de las películas más aclamadas del Festival de cineindependiente de Baires, haya sido grabada con una pequeña camarita cuasi-casera, es un crash en la historia de la narrativa latinoamericana.


Con imágenes como ésta, (miren esa pequeña cámara) Fuguet abofetea la pomposidad de quienes no toman riesgos y da un paso al frente en la fila india de los puristas.

mayo 26, 2010

Cuando seamos grandes

Este es un acumulativo regreso al hogar, obsesión dramática por excelencia, cuyo final desencadena en una contenida bomba de emociones, demarcada por el recurrente subrayado color rojo del diseño de producción. Película definitivamente setentera, pero grabadada en la contemporaneidad, de autor, para afinar el corazón, cuyo comienzo tiende a confundirse con una tonta comedia de temporada. Pero Home for holydays no lo es.

mayo 20, 2010

Los hombres que miraban a las cabras

Si ud. es uno de tantos que nunca nos hemos tragado a George Cloony, pero que le teníamos esperanza; si ud. es uno de los que creen fervientemente que Ewan Mcgregor nunca pudo hacer algo de valor después de Danny Boyle, esta película lo colmará de recompensas.

mayo 19, 2010

Mundo fantasma

Siempre se puede confiar de una película cuya primera escena empieza con su protagonista bailando. Palabra de honor, palabra de pirata profesional.

mayo 18, 2010

Buenos Aires Viceversa

Los seguidores hispnohablantes de Cassavettes van a adorar este filme. Ya van a poder invertir el tiempo que se gastaban en leer sutítulos en disfrutar de las granuladas secuencias de tallar una campana casi en tiempo real.

abril 20, 2010

La Sagrada Familia

Obra con un puntillo de sarcasmo desde el título mismo, que molesta un poco; aunque no lo suficiente para dejar de disfrutar de una trama no apta para los que buscan trama, pues en esencia parece no tenerla. Sólo al final se saborea con toda la carga de simbolismo francés que pueda tener. Qué bien postear una cinta de Chile, ese país terremoteado de buen arte y de películas con cierto espíritu a lo Eric Rohmer, como arroz.

abril 10, 2010

Defiende el cine latino, pero no por hacerse "el Simón Bólivar"



El escritor y director -o viceversa- estrenará su nueva película la próxima semana en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires. Velódromo fue realizada sin apoyo estatal y su autor afirma que se inscribe en una nueva corriente de filmes locales “de garage” o de bajos recursos. Su protagonista hace dos cosas bien en la vida: ver cine en su notebook y andar en bicicleta.

POR RODRIGO GONZÁLEZ M.

Cuando a fines de 2008 Alberto Fuguet perdió por tercera vez consecutiva su postulación al Fondo Audiovisual para financiar su película Perdido, entendió que hay un tipo de cine donde él no encaja. “Es esa forma hollywoodense de trabajar en Latinoamérica que requiere grandes apoyos y que a mi juicio no es muy viable. Uno no puede andar esperando a que lleguen los fondos y, además, lidiar con logística, dineros y compromisos especiales. Soy un artista y me gusta hacer las películas de la misma forma en que escribo mis libros. Es decir, en el momento en que se me viene la idea a la cabeza”, explica Fuguet, que en estos días se encuentra haciendo clases y rodando un cortometraje en la ciudad estadounidense de Nashville (Tennessee).

La imposibilidad de encontrar recursos económicos estatales para realizar Perdido (que se basaba en el libro El empampado Riquelme, de Francisco Mouat), fue la experiencia que catalizó el nuevo tipo de cine que se acomoda al estilo de Fuguet: trabajando entre amigos, al ritmo de las emociones, sin demasiado papeleo. “La idea es que hacer una película no se transforme en una experiencia terrorífica, con líos, papeleos, formularios y una burocracia digna de Kafka”, apunta.

Con este ritmo más casero rodó la película Velódromo, su más reciente trabajo. La cinta acaba de ser seleccionada para presentarse en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (que comienza el próximo jueves 8 de abril), donde se exhibirá el sábado 10 de abril, dentro de la sección Panorama. Velódromo es parte de una avanzada de 13 filmes chilenos en el Bafici, una cantidad excepcional. “Me gusta pensar que estoy en sintonía y en diálogo con las películas chilenas seleccionadas. Que comparten el mismo perfil de menor presupuesto, hechas en video digital, con historias más personales”, dice Fuguet.

El núcleo de Velódromo es un personaje que se llama Ariel Roth, nombre que al escucharse suena idéntico al de uno de los guitarristas de la desaparecida banda hispano-argentina Los Rodríguez. “Pero ese era Ariel Rot, sin la h final. Me di cuenta de la coincidencia después. Yo, en realidad, le puse Roth por Philip Roth, el escritor norteamericano”, explica. “Ariel es un diseñador gráfico, profesión que me parece bastante sintomática de los tiempos que nos toca vivir. El se la pasa frente a un computador, que es otro signo de los tiempos. Y al mismo tiempo ocupa bastante de su tiempo en bajar películas. Descarga y descarga, tal como lo hace mucha gente, como tú o como yo”.

13

Con 35 años, Ariel (Pablo Cerda) se niega a establecer un tipo de vida similar a la de muchos de sus conocidos. Su rutina está definida por ver películas pirateadas de la red, deambular en su bicicleta y relacionarse tarde, mal y nunca con su novia (Francisca Lewin).

¿Por qué descarga películas tu protagonista?

El es un personaje de unos 35 años, que bien puede ser la continuación de Gastón Fernández, el protagonista de Se arrienda, mi anterior filme. Es un tipo que no le pide mucho a la vida. Su bicicleta es su mejor amiga. La utiliza como medio de transporte, pero también como forma de conectarse consigo mismo y con la ciudad. No le interesa probarle nada a nadie. Al revés, no quiere ser como los demás.

¿Cuál es el tono del filme?

Intento indagar en la sensibilidad masculina en tono de comedia dramática. Un referente clásico para mí fue Alta fidelidad, la película de Stephen Frears, con John Cusack. No me interesa el tradicional héroe de acción de los policiales o de las cintas bélicas.

¿Esto es como la segunda parte de Se arrienda entonces?

Me gustaría que se viera así. Además, quiero mostrar una melancolía y una atmósfera de enamoramiento y tristeza que no se ve habitualmente en las cintas masculinas. Más que una película de trama, Velódromo es una cinta de estado de ánimo. Y esta historia nace de mi sensación y reacción ante ciertas cosas. Por ejemplo, me niego a creer que todo el mundo ve malos programas de televisión o va al supermercado o se cree trabajólico o piensa en consumir y consumir. Me niego a ello, tal como el protagonista de la película. A Ariel no lo despiden de ninguna parte. Simplemente no quiere trabajar mucho porque cree que el tiempo es corto y él necesita tiempo. Y si trabajas mucho, lo pierdes. Como el trabajo implica dinero, trata de gastar poco y por eso también usa su bicicleta. Está más interesado en su libertad que en sus ingresos A diferencia de todo el mundo, no quiere tener más. Sólo menos.

La forma de hacer la película también parece ser despojada.

Estoy haciendo películas que llamo “de garage”. Ya no me interesa volver a hacer nada en 35 milímetros. Trabajo en video digital: sólo mi cámara y yo.

¿Te sientes parte de un nuevo tipo de cine chileno?

Me gusta pensar que Velódromo pertenece a un tipo de filmes que hablan de cierta marginalidad, que se conectan muy bien con lo que pasa dentro de Chile, pero que también llegan muy bien fuera del país. Por algo van todas estas películas al Bafici, por ejemplo. En general, me parece que el cine chileno que ahora está destacando en el extranjero no es el oficial ni el estatal. No es el de la Concertación tampoco. Dos ejemplos de lo que hablo son La nana y Tony Manero. Creo que La nana nos abrirá muchas puertas a los cineastas locales. Le debemos mucho a esa película.

Su amigo el ministro

Alberto Fuguet es uno de aquellos que jamás logró empatizar con las autoridades culturales de la Concertación y nunca obtuvo fondos para sus proyectos. Pero ahora el ministro de Cultura es Luciano Cruz-Coke, amigo de Fuguet y protagonista de Se arrienda, su primer filme.

“Es divertido verlo en ese cargo. Pero fuera de eso, creo que es un tipo muy inteligete. Muy abierto y culto a la vez. Mira lo que ha hecho con Lastarria 90, por ejemplo. El ha sacado ese proyecto adelante en gran forma. Tiene una gran habilidad para mezclar lo privado con lo público”, dice.

Si hipotéticamente se ganara ahora el fondo audiovisual, todo el mundo sospecharía.

¿Y eso significa acaso que debo inhibirme de presentar proyectos? Realmente espero que no. La verdad es que ese tipo de preguntas me insultan un poco. Yo, por mi parte, creo que tengo derecho a postular como cualquiera. Ahora, por otro lado, es raro pedirle plata al Estado en un país que está terremoteado.

Libre acceso

El director dice que Velódromo apostará a una nueva forma de exhibición que tiene ver con los tiempos que corren. “Queremos mostrarla en Chile primero en el Sanfic y luego la estrenaremos en agosto o septiembre. Será en pocas salas y apostaremos a mostrarla también online. Como lo están haciendo varios directores en el mundo. Spike Jonze o Wayne Wang, entre otros”.

¿Tu película entonces practica lo que predica su protagonista, que vive conectado a un laptop?

Mentiría si te digo que yo o la gente que conozco o los cinéfilos nuevos no descargan ilegalmente. Y no lo hago por ser malo o ser cool. Mi sitio favorito es Karagarga.net.

Tú tienes tu propio sitio de películas también, pero es legal.

Si. Cinepata.com está asociado a Creative Commons, una organización sin fines de lucro, que promueve el intercambio libre de creaciones de artistas.

abril 04, 2010

Viaje al fondo más profundo de los 70's

Ya no se hacen películas así. Con este tipo de bandas sonoras y texturas emocionales que armonizen con el tono de una ciudad. Era un época esplendida de Nueva York y hasta las estrellas menos rutilantes se lucían en guiones marginales, pero con ediciones magistrales al mismo tiempo. Toda la fuerza estaba en el registro actoral, de todos modos. Y vaya encuentre un empalme por asociación en un montaje contemporáneo, a ver si lo encuentra.

abril 03, 2010

Contracorriente

Bueno, en este blog decimos que un India Catalina no se le niega a nadie. Mucho menos se le niega un Sundance al productor de cine más importante que tenemos en Colombia. La escuela de la danza del sol aplaudió a Contracorriente, esperemos a ver, dijo el ciego.

marzo 06, 2010

EN TRATAMIENTO


Este blog entra en receso hasta nueva orden, por causa de enclaustramiento, acusando motivo de este bazuko descubierto por el autor, llamado "In treatment".

marzo 02, 2010

No confundir con "una línea para este pase", por favor

Debo confesar que el cine de Walter Salles no me cae bien, aunque se le respeta por el oficio mismo y por la impecabilidad de Estación Central, "Diarios..." y la película en mención, Línea de Pase.

Creo que la cinematografía de este señor no me gusta es más por lo que representa.

Considero que ayuda a engrosar aquella mamertada del arte latinoamericano que no da su brazo a torcer. Es como un tufillo.

Poetas como Salles me recuerdan ese personaje de la novela 'Generación X' de Coupland, que fue Hippy en los 60's y que luego se convierte en capitalista bestial, pero que envejece aún con sus ropas políticamente correctas y a veces hasta con sus colas de caballo, pero a la hora de tumbar a los demás y salvajizarse con el dinero, no tiene parangón.

Me parece que hay mucho de esa actitud en esta otra mamertada del cine latino.

SIN MIEDO A LA VIDA

Sobrevivir a un accidente de aviación puede ser la experiencia más traumatizante que le puede ocurrir a una persona. Claro que desastres, como accidentes de avión, tenemos todos en la vida, al menos una vez, o al menos igual de dolorosos o shockeantes, aunque tal vez más dosificados y no tan pirotécnicos.

De ahí que historias como éstas calen tanto y se queden tan en la retina de los espectadores.

Siempre quise volver a esta película y, cuando la encontré 20 años después, no me hubiera imaginado que tuviera tanta cantidad de fanáticos que comparten mi excesivo entusiasmo por este concepto de "Sin miedo a la vida". Su hinchada es tal, que se puede ver completa en Youtube.

Lejos, esta película entra en mi top 10 de mis películas favoritas de todos los tiempos, de pronto un poco más adelante que El Doctor Zhivago.

Fearless, el desastre como metáfora, el duelo como metáfora, el cambio como metáfora, la sublimación y al final, como siempre, Dios.



febrero 27, 2010

ROCKERS

Debo parafrasear a Charly García antes de postear esta cinta: ¨odio el reaggae, porque sentís como que nunca arranca¨. Pero ésta es una fascinante cinta sobre la experiencia de Bafaloukus con la música reaggae, por medio de una intrigante variación del tema Robin Hood como recurso narrativo. Su banda sonora se ha convertido poco a poco en una joyita para coleccionistas. Tuvieron que subtitularla hasta en la propia Inglaterra por el fuerte acento jamaiquino de sus personajes, combinado con el slang propiamente dicho.

febrero 23, 2010

Celebrando el cineclubismo paisa

En el Colombo hace mucho frío, en el de la Cámara de Comercio son un poco despelotados con las copias y los horarios. En ambos son un poco subidos de
academia e ímpetus intelectuales, pero en general todos los cineclubes de Medallo
andan por buenas coordenadas.

No sé si será el mejor momento del cineclubismo en
Medellín, pero ya de lejos hemos superado el síndrome de Betty-blue-el-olor-de-la papaya-verde-el último-tango-en-París.

Aquí dos buenas proyecciones de esta semana. El piso 13 y Goliath. Bueno, la primera mejor que la segunda, pues la proyección sigue siendo un bemol en el cineclubismo local, excepto tal vez Comfama de San Ignacio que vino con todos los fierros este año; digo: vino con todos los Dolbys este año, y una pantalla muy generosa. Se ve rico el cine allí, cómodamente, y mucha organización en las entradas (ojo! Comfenalco).

Solo resta decir que El piso 13 es pura filosofía de rechupete, para los que nunca fuimos demasiado fans de Matrix y quedamos iniciados con The Fight Club hasta Calderón de la Barca, pasando el Quijote, Borges y por todas esas hollywoodadas con el discurso de lo real vs virtual, significado vs significante.

Con Goliath nos estamos entendiendo pues es video y se va a la fija pues es una cinta marca Sundance. Y póngale la firma!



febrero 20, 2010

Gummo

El autor de esta obra se preocupó tanto por poblar un universo,
(como lo deben hacer todos los maestros), que le quedó
super-poblado. Desolada reflexión de la soledad sin metáforas.
Extraño documento arqueológico sobre los cinturones de
miseria en USA. No apto para espíritus sensibileros y
altamente recomendable.