abril 26, 2009

Por fin una de tus recomendaciones


Azul Oscuro, Casi Negro, es el título de esta historia deconstruida al mejor estilo del Realismo Social norteamericano, con ciertos pincelazos muy del corte Ken Loach School. Mejor dicho, Realismo Social británico meets Sundance Festival. Lo curioso es que está hecha en España con azules y rojos desteñidos como si se estuviera haciendo una oda permanente a la bandera de Estados Unidos.

Qué implicaciones políticas podrían tener desiciones como ésta? Pues podríamos aventurar que los españoles se sienten consciente e incoscientemente capitalizados, absorbidos por el imperio corporativo, el de las gigantescas multinacionales. De hecho, el título de la obra remite mucho a eso, Azul oscuro casi negro, es decir, sentimientos muy fríos listos para lucir un traje de yuppi muy negro.

Nótese que la historia se desarrolla en el verano español, sabemos que hace mucho calor porque los personajes nos lo dicen, pero los espectadores nunca lo sentimos, porque en los corazones de los protagonistas hace mucho frío. De ahí el tratamiento del color virado a todos los azules posibles, como los tiempos que corren, tiempos azules casi negros.

Por otra parte es preciso celebrar esta peli, porque a pesar de tener un tempo de montaje bastante gringo, sigue siendo una película de personajes. En su argumento no hay demasiado interés de mostrar las peripecias de aquella estructura clásica de un protagonista bajando a los sótanos de la muerte para rescatar un trofeo y traer un mensaje al mundo; vaya! la típica historia de Hollywood.

No. Aquí no hay guías tampoco que le muestren al héroe hacia donde ir. Aquí todos son héroes a su aíre, como en la vida real y todos tienen su propia historia, sin ganchos ni trucos. Personajes tratados a profundidad. Varias películas paralelas en una sola. Y como siempre, las historias de clase obrera terminan siendo existencialmente más interesantes y concretas que las imagenerías aberrantes de la clase media. Bien por el timing logrado en este tipo de películas políticamente poco sospechosas.





abril 11, 2009

Kaaterskill Falls (2001)


Esta es una obra que en verdad me ha sacado canas. Llevo persiguiéndola por la vida desde el 2001, fecha en la cual se me reveló como una divinidad. Es escasa, insólitamente escasa en tiempos donde a Youtube todo le cabe. Bueno, en realidad se puede comprar o descargar por Internet ó pillar algún suertudo sábado en el Sundance Channel (Lucky you!), pero un trailer sí que es difícil de conseguir en su versión embebida. Tal vez con algún nombre en español se pueda googlear mejor, pero no conozco nada traducido hasta la fecha.

Obras como Kaaterskill Falls son las que le dan sentido a un blog de esta naturaleza, especialmente en estos tiempos donde lo "independiente" anda tan bastardeado. En una época en la que hasta lo más mainstream para vender sólo necesita poner la etiqueta INDIE y autoproclamarse dizque independiente.

Este remake de Knife in the water (Polanski 1962), rodado sin guión, adaptado a los tiempos del celular y producido sólo en 13 días, posee esa cosa hipernaturalista de los tiempos muertos, conversaciones anodinas... ("but you know, I thought that kind of wooden tone was really true to life. It wasn't over the top for most parts, they were kind of subdued, they just had random conversations, I honestly was reminded by the couple of a lot of people I know in real life. It seemed real to me, awkward at times, but so is real life conversation at times" JOS APTER)... encuentro (choque?)entres dos modelos de pensamiento y personajes sin maquillar, que para mí debe tener una verdadera película de cine independiente.

Lástima que no haya podido pillar su trailer en Youtube, pues este blog es básicamente una colección de trailers, pero bueno, por lo menos he podido pescar un poster y este link al web oficial de su productora Whisky Outpost, la cual, por cierto, tiene una segunda película muy interesante realizada en la Gran Manzana. El link es http://whiskeyoutpost.com/trailer.html. A disfrutar del arte puro.